Sábado 5 de diciembre de 2020

Monseñor Delgado aclara información inexacta sobre el arzobispado

  • 12 de agosto, 2016
  • San Juan de Cuyo
El arzobispo de San Juan de Cuyo, monseñor Alfonso Delgado, emitió una carta para la comunidad sanjuanina, con el propósito de aclarar los dichos difundidos por algunos medios sobre "situaciones no exactas y fuera de contexto sobre recursos del obispado para necesidades de la diócesis".
"Ante trascendidos periodísticos referidos a situaciones no exactas y fuera de contexto sobre recursos del obispado para las necesidades de la diócesis, me parece necesario escribirles unas líneas para aclarar debidamente la cuestión", expresan las primeras líneas de una carta escrita por el arzobispo de San Juan de Cuyo, monseñor Alfonso Delgado, a la comunidad.

Los hechos se desencadenaron a partir de una auditoría externa realizada con el fin de mejorar los procesos administrativos del arzobispado, que derivó en la denuncia a dos ex empleados por administración fraudulenta, por lo que ambos se encuentran procesados. Con la intención de defenderse, uno de los acusados culpó en declaraciones periodísticas al arzobispado de administración fraudulenta.

Ante esta situación, "el arzobispado presentó a la justicia toda la información necesaria para que se investigue y se esclarezcan rápidamente los hechos, ofreciéndose a brindar cualquier otra información de utilidad", declaró el prelado.

En las noticias publicadas se polemiza sobre el uso de un dinero depositado en una cuenta en el exterior. Según lo detallado en la carta de monseñor Delgado, los fondos en el extranjero habían sido obtenidos por el anterior obispo, monseñor Ítalo Severino Di Stéfano y estaban destinados inicialmente a la construcción de una capilla.

La construcción de la capilla nunca fue descartada, "aunque se consideró que otras necesidades eran más urgentes, ya que el Seminario posee cinco capillas para uso de seminaristas y formadores", señaló monseñor Delgado, y aclaró que "parte de esos recursos se utilizaron para necesidades imperiosas de la diócesis y, especialmente, para asegurar la propiedad de bienes de la Iglesia de un valor muy superior, que se encontraban en litigio desde hacía muchos años y ahora están debidamente asegurados y escriturados."

El arzobispo recalcó su compromiso con la transparencia "en hechos concretos, como los balances, las auditorías y la reciente presentación de información económica al presbiterio" e indicó que "el arzobispado ha brindado la información necesaria a los ámbitos pertinentes, como la Santa Sede, la Nunciatura Apostólica, la Conferencia Episcopal, la justicia, las reparticiones públicas y el clero diocesano".

En su comunicado, el prelado le pidió a la sociedad respeto por la Iglesia de San Juan, y oración por el bien y la misión de la Iglesia, "siempre con un corazón lleno de misericordia y de verdad".

Texto completo de la carta
Carta del Arzobispo de San Juan a los católicos y a los demás sanjuaninos de buena voluntad

Queridos hermanas y hermanos de San Juan:

Ante trascendidos periodísticos referidos a situaciones no exactas y fuera de contexto sobre recursos del obispado para las necesidades de la diócesis, me parece necesario escribirles unas líneas para aclarar debidamente la cuestión. Se trata de unos fondos depositados en el extranjero, obtenidos por el anterior obispo, el querido Mons. Ítalo Severino Distéfano.

Esos trascendidos se vinculan con la controversia ocurrida a partir de una auditoría externa para mejorar los procesos administrativos del Arzobispado. La auditoría dio como resultado una denuncia a dos ex empleados por administración fraudulenta y ambos se encuentran procesados. Ante las declaraciones periodísticas de uno de los acusados, el Arzobispado presentó a la justicia toda la información necesaria para que se investigue y se esclarezcan rápidamente los hechos, ofreciéndose a brindar cualquier otra información de utilidad. Nuestro compromiso es por la transparencia y tratamos de expresarlo en hechos concretos, como los balances, las auditorías y la reciente presentación de información económica al presbiterio.

En las noticias publicadas se polemiza sobre el uso de un dinero depositado en una cuenta en el exterior. Tuve noticias de esos fondos a través del anterior Vicario General, Padre Francisco Martín, quien me mencionó el interés de Mons. Distéfano de llegar a construir una nueva capilla en el Seminario. La nueva capilla para el Seminario nunca fue descartada, aunque se consideró que otras necesidades eran más urgentes, ya que el Seminario posee cinco capillas para uso de seminaristas y formadores.

En este sentido, es preciso aclarar que parte de esos recursos se utilizaron para necesidades imperiosas de la diócesis y, especialmente, para asegurar la propiedad de bienes de la Iglesia de un valor muy superior, que se encontraban en litigio desde hacía muchos años y ahora están debidamente asegurados y escriturados. Precisamente, asegurar la propiedad de esos bienes inmuebles del arzobispado, especialmente del terreno del antiguo seminario, permitirá esas y otras obras en el momento en que sea oportuno.

Respecto de la evolución de esos fondos, cabe destacar que los beneficios producidos fueron mayores que la pérdida del valor de mercado de una parte de ellos en la crisis de 2008, y pudieron recuperarse a valor nominal. Como resultado, a pesar de los vaivenes, el saldo resultante y la gestión de los fondos aseguró mayores recursos para las necesidades futuras de la Arquidiócesis.

Por otra parte, el edificio del arzobispado se encontraba en condiciones de colapso eléctrico y con grave riesgo de sufrir un posible incendio por esas deficiencias. El peritaje técnico hizo ver que había que rehacer toda la instalación eléctrica completa -caños y cables, tableros, disyuntores, etc.- y adecuarla a las normativas vigentes de seguridad para un edificio de esas características. También, junto con otros recursos obtenidos, el arzobispado ayudó a situaciones propias de cualquier diócesis, como obras edilicias urgentes de parroquias, la adquisición de vehículos para parroquias alejadas, y otros gastos diocesanos.

Todos esos pasos están debidamente registrados en la contabilidad. El Arzobispado ha brindado la información necesaria a los ámbitos pertinentes, como la Santa Sede, la Nunciatura Apostólica, la Conferencia Episcopal, la justicia, las reparticiones públicas y el clero diocesano. La información a los medios de comunicación, en lo que corresponde, se canaliza a través de la Oficina de Comunicación.

Confiamos en que la Iglesia de San Juan reciba el mismo respeto que merecen las demás instituciones de la sociedad. Por eso, les pido a todos sus miembros y a los demás sanjuaninos de buena voluntad, la oración llena de fe por el bien y la misión de la Iglesia, siempre con un corazón lleno de misericordia y de verdad.

Que Dios los bendiga a todos. San Juan, 7 de agosto 2016, Día de San Cayetano.

+ Alfonso Delgado
Arzobispo de San Juan

Campaña Donación AICA