Lunes 4 de marzo de 2024

'Necesitamos personas constructoras de fraternidad', pidió el Papa

  • 25 de noviembre, 2023
  • Bogotá (Celam) (AICA)
En una carta a los participantes de un encuentro entre obispos y líderes políticos de los países bolivarianos, Francisco destaca la necesidad del diálogo y la fraternidad en función del bien común.
Doná a AICA.org

El Papa Francisco expresó su cercanía hacia los obispos y los laicos con responsabilidades políticas de la región andina o "bolivariana" -que comprende los países de Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia-, los cuales realizaron un encuentro del 21 al 24 de noviembre en la sede del Consejo Episcopal Latinoamericano y Caribeño (Celam), en Bogotá.

“Necesitamos personas constructoras de puentes de fraternidad, capaces de introducir la novedad de un ‘estilo samaritano’ de hacer política”, expresó el pontífice en su mensaje.

Recordó que la liberación anunciada por Jesús “no se construye con extremismos, con mesianismos, con descalificaciones sumarias o insultos. Mucho menos con agresiones y encono”.

“Sólo encontraremos caminos nuevos para nuestros pueblos a partir de corazones dispuestos a hacer hasta lo imposible por dialogar con respeto, por aprender del otro (aún del adversario), por hacer de la vida política un ejercicio de amistad social en la que todos podamos reconocernos hermanos”, indicó.

Invitó asimismo a los participantes a pensar en las diferentes maneras por medio de las cuales “cada uno de los protagonistas de ese encuentro pueda promover el amor fraterno en su dimensión universal, y hacer posible la fraternidad y la amistad social en todos los países que están ubicados en la región bolivariana”.

El Santo Padre recordó a los obispos y laicos que “los espacios de poder no son lo más relevante. Lo decisivo es suscitar procesos que humanicen nuestra convivencia y maduren nuestra cohesión social, construyendo fraternidad”.

Para ese cometido, “la contribución de la Iglesia es insustituible. Quienes seguimos a Jesús, sabemos que nuestra misión no es el mero activismo, sino la proclamación alegre de una buena noticia que anuncia que la mayor amistad reside en ‘dar la vida por los amigos’ y en amar a los adversarios”.

Este ‘dar la vida’ y este ‘amar’ implican sacrificios extraordinarios, como “los de nuestros mártires y, en otros momentos, actos silenciosos de perdón, que también son entrega y testimonio. Esto lo hizo Jesús y nosotros no podemos más que seguir su camino, tanto en la vida privada como pública”.

El Santo Padre agradeció al Celam por “aceptar ser la sede de esta iniciativa de la Pontificia Comisión para América Latina”, que “se realiza periódicamente con el fin de animar el protagonismo de los fieles laicos y de los pastores de la Iglesia ante las situaciones sociales y políticas de nuestro tiempo”.

“América Latina -subrayó- es una región rica en historia y cultura, de honda religiosidad y con bellas experiencias de fraternidad. Nuestra forma de ser como latinoamericanos es una síntesis mestiza, que integra y reconcilia elementos de las culturas prehispánicas y de diversas tradiciones europeas”.

La historia de nuestros pueblos, “como toda realidad humana, muestra las heridas fruto del pecado y también los efectos de la redención”, mientras que “el mestizaje latinoamericano, en algunas partes, es étnico y, en muchas partes de la región, cultural”.

Por eso, el pontífice considera que el conglomerado resultante “es mucho más que la suma de las partes” y, aun cuando hay corrientes culturales procedentes de todas partes del mundo en este continente, “es posible detectar una originalidad que nos hermana y nos distingue de otras comunidades”.+