Domingo 3 de marzo de 2024

El Papa afirmó que en el 'viacrucis de la vida', nadie puede caminar solo

  • 15 de abril, 2023
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Fue al recibir, este sábado 15 de abril, a familias apoyadas por la fundación católica española "Madre de la Esperanza de Talavera de la Reina".
Doná a AICA.org

“El trabajo en equipo es capaz de hacer que las diferentes capacidades de todos converjan en un resultado final, que es de todos”, aseguró este sábado 15 de abril el papa Francisco, recordando que en el “viacrucis de la vida” nadie puede caminar solo.

Las palabras del pontífice fueron dirigidas a una delegación de la fundación católica española “Madre de la Esperanza de Talavera de la Reina” de Toledo (España), a la que recibió en el Vaticano con motivo de su 50º aniversario.

Esa institución española, efectivamente, fue fundada en 1973 para ayudar a las personas con discapacidad intelectual y sus familias en todas las etapas de su vida, y fomentar su inclusión social y laboral a través de la formación profesional, en función de adquirir habilidades para una vida independiente.

El “camino de la vida” es como el viacrucis
Siguiendo el ejemplo de la tradicional representación del viacrucis que la Fundación organiza cada año en Toledo en Semana Santa, el Santo Padre señaló que el “camino de la vida” es como lo que refleja ese ejercicio de piedad: “En la vida, como en el viacrucis -dijo-, todos tenemos un trabajo, una tarea. Jesús nos mira y se alegra de nuestro esfuerzo y del amor que somos capaces de transmitir”.

“Qué importante sería que en el trabajo de cada persona pudiéramos ver todas las ganas de aprender, la paciencia de sus profesores en la enseñanza, el trabajo en equipo, que es capaz de lograr que las diferentes capacidades de todos confluyan en un resultado final que pertenece a todos. Y todo este amor en una cosa tan pequeña. Se ve increíble", expresó.

Comentando una fotografía del último viacrucis organizado por la Fundación, en la que se representa a Jesús con las manos atadas y una cruz bordada en un pequeño escapulario, el Papa señaló que “Jesús se viste así porque nos damos cuenta de que muchos hermanos y hermanas que están a nuestro lado no se sienten capaces de hacer lo que otros pueden hacer, y creen que tienen las manos atadas”.

"Pero esto no es cierto: junto con Jesús, podemos hacer muchas cosas buenas. Así son las manos de Jesús, cuando trabajamos juntos”, subrayó el obispo de Roma 

“Ustedes son las manos y los pies de Jesús, su voz, su corazón, cuando salen a compartir con los demás la alegría de haberlo encontrado. ¿Cómo? Dando gracias a Dios por sus padres, por sus hermanos, por sus maestros, por sus sacerdotes, por todas las personas que los aman”.

Esa misma cruz bordada en el escapulario de Jesús, “los invita a soñar con la resurrección”, prosiguió el Papa. “Y nuestra cruz, es decir, el esfuerzo, la paciencia, el esfuerzo, resulta una hermosa obra de arte, llena de color y de esperanza que, encendida en nuestro corazón, nos da fuerza y nos anima a seguir adelante”.

Trabajando juntos
Francisco destacó, por tanto, invitando a las personas discapacitadas atendidas por la Fundación, a seguir “trabajando unidas y dando gracias llenas de alegría, porque Jesús nos ha elegido para esta gran misión”.

“Jesús vino al mundo para mostrarnos el camino al cielo, para abrirnos sus puertas, y esta es la gran alegría que celebramos en la Resurrección: somos libres para hacer el bien, para caminar juntos hacia esta meta”, concluyó.+