Jueves 22 de febrero de 2024

Península Arábiga: se inicia el Jubileo por los 1.500 años de los mártires árabes

  • 23 de octubre, 2023
  • Riad (Arabia Saudita) (AICA)
El Jubileo de san Arethas y sus compañeros mártires se extenderá desde hoy al 23 de octubre de 2024. El Papa concedió la posibilidad de ganar la indulgencia plenaria.
Doná a AICA.org

La Iglesia Católica en la Península Arábiga inicia hoy, 24 de octubre, un Año Santo con motivo del 1.500º aniversario de los mártires de Arabia (523-2023), con la esperanza de fortalecer la fe de los 2,5 millones de fieles católicos de la región.

"Consideramos este año como un año de gracia para todo el vicariato y para todas las comunidades cristianas del Golfo", manifestó monseñor Aldo Berardi, vicario spostólico de Arabia del Norte. "Celebramos con fe la memoria de nuestros antepasados cristianos que dieron su vida por Cristo, fieles hasta el fin”.

La celebración es un esfuerzo conjunto entre el vicariato apostólico de Arabia del Norte y el de Arabia del Sur, dirigido por el obispo Paolo Martinelli.

El Jubileo comienza oficialmente este 24 de octubre, con la conmemoración de san Arethas y sus compañeros, conocidos por su martirio, y se extenderá hasta el 23 de octubre de 2024.

Los registros históricos revelan que eran cristianos árabes de la antigua ciudad cristiana de Najran, en el sur de la actual Arabia Saudita.

San Arethas -cuyo nombre árabe era Al-Harith bin Ka'b- y sus compañeros son venerados tanto en la iglesia católica como en la ortodoxa. Se desempeñó como prefecto de Najran hasta su martirio, a los 95 años de edad.

En efecto, en 523, él y sus compañeros sufrieron la muerte a manos del rey Dhu Nuwas, quien inició una violenta persecución de los cristianos en la región. Su fe inquebrantable y su sacrificio sirven aún de inspiración para los cristianos contemporáneos en la Península Arábiga.

Monseñor Berardi destacó que “este año de aniversario es una oportunidad para renovar nuestro espíritu misionero y profundizar nuestra fe. Nosotros, a nuestra vez, debemos dar testimonio de Cristo y del Evangelio, viviendo una vida santa y coherente”.

En el espíritu del Jubileo, se abrirán las puertas santas en la catedral de Kuwait y en la catedral de Bahréin.

Peregrinación e indulgencia plenaria
El Papa Francisco emitió un decreto, en agosto de 2023, para abrir oficialmente el Jubileo de San Arethas y sus compañeros en la Península Arábiga, y conceder una indulgencia plenaria a los fieles que peregrinen a la catedral de Nuestra Señora de Arabia en Awali (Bahréin), la catedral de San José en Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos) o la parroquia de San Arethas.

"Nuestra vida es una peregrinación", dijo el obispo Berardi. "Nuestra peregrinación a menudo no es fácil, debido a las dificultades de la vida, del medio ambiente y de la sociedad en la que vivimos. Pero siempre es posible seguir a Jesús y al Evangelio, si expresamos nuestro amor al Padre y cuando nos permitimos dejarnos guiar por el Espíritu Santo”.

Para fomentar una conexión más profunda con los mártires cristianos de la región, se tradujo a varios idiomas un libro titulado "Los mártires inolvidables de Arabia", publicado por primera vez en inglés en 2020.

También se espera que una reliquia de San Arethas llegue a Bahréin en noviembre de 2023, lo que marcará el regreso de los restos del santo a la Península Arábiga después de casi catorce siglos.

En el siglo VI, Yusuf Dhu Nuwas, rey del reino de Himya, que llegó a abarcar el actual Yemen, una parte occidental de Omán y territorios del sur de Arabia Saudita, se convirtió al judaísmo y encabezó una brutal persecución contra los cristianos en la región, obligándolos a convertirse bajo amenaza de muerte. Se estima que martirizó a más de 4.000 personas, quemando vivas a muchas de ellas, incluyendo mujeres y niños. San Arethas fue decapitado junto a sus compañeros.

En la Península Arábiga, que alberga aproximadamente 2,5 millones de fieles católicos, el Jubileo por el 1.500º aniversario de los Mártires de Arabia ofrece un recordatorio de la rica historia cristiana de la región y una invitación a una renovación de la fe.+