Jueves 22 de febrero de 2024

Presentaron un libro sobre la ilicitud del aborto

  • 15 de noviembre, 2023
  • Buenos Aires (AICA)
Se presentó una tesis del doctor Carlos Mosso, quien intenta responder a interrogantes como ¿el embrión es persona humana o es sólo un conjunto de células? o ¿el aborto es solución o problema?
Doná a AICA.org

El libro Ilicitud moral y jurídica del aborto directamente provocado, del doctor Carlos Mosso, fue presentado en la Corporación de Abogados Católicos el jueves 9 de noviembre.

El texto, de 501 páginas, es una tesis doctoral que analiza el tema con una amplia cita de fuentes, remontándose desde el código de Hamurabi, que reinó en Babilonia entre 1728 y 1686 antes de Cristo, hasta la actualidad. El libro intenta dar respuesta a interrogantes como ¿el embrión es persona humana o es sólo un conjunto de células?, ¿El aborto es solución o problema? ¿Existe el aborto seguro? ¿Cómo repercute el aborto en la salud física, psíquica y espiritual de la mujer?

Al respecto, una de las integrantes del panel que comentó el libro, Mariana Rodríguez Varela, madre de seis hijos, activa participante en organizaciones provida, citó casos concretos de cómo repercutía en la conciencia de una madre haber realizado un aborto treinta años antes o cómo una mujer que hacía quince años había abortado cuando tenía solamente seis semanas de embarazo decía: “Extraño a mi bebé”. Se refirió al trauma post-aborto, a las consecuencias físicas y psíquicas de un acto tan antinatural, y recordó que la madre Teresa de Calcuta calificó al aborto como “el mayor destructor de la paz”.

A través de su experiencia de trato personal, Rodríguez Varela dijo que el aborto deja a la madre añorando al hijo de sus entrañas y tarde o temprano la tristeza sale a la luz y aprieta el corazón. Habló del sufrimiento, de la ausencia, y también del arrepentimiento, del pedido de perdón. Comentó alguno que otro caso en el cual el acompañamiento afectuoso llevó a otro desenlace: como el de una mujer que había pasado por cuatro abortos y que iba a abortar por quinta vez y a quien recibir un llamado desde otro país, Uruguay, hizo recapacitar a último momento y decirse a sí misma: “Voy a darle la oportunidad a este bebé”.

Matanza indiscriminada y sistemática
Abrió el acto el presidente de la Corporación, doctor Pedro Andereggen. Señaló que el libro describe los ataques contemporáneos que ha sufrido el inalienable derecho a la vida en países de la cultura occidental y, en contrario, el notorio historial legislativo y jurisprudencial en favor de la vida que existía en nuestro país. Ubicó ese esplendor en el fallo “Portal de Belén” de la Corte Suprema, en 2002, pero luego se inició una pendiente de retroceso en 2003, con lo que consideró injusta remoción de varios ministros “que habían suscripto aquel preclaro pronunciamiento”. Desde los gobiernos nacional y provinciales y desde poderes judiciales se promovió un notorio cambio de mentalidad y de doctrina, que se materializó en el fallo F.A.L. de la Corte en 2012, como plataforma para lanzar una “histérica campaña legislativa” que concluyó en 2020 con la ley 27.610 denominada de legalización y despenalización del aborto, “una de las legislaciones más claramente homicida de todas las leyes de aborto existentes en el mundo”.

La obra se lee con emoción, dijo, ante la tragedia que implica “la tendencia mundial a favorecer con la legislación y jurisprudencia la matanza indiscriminada, masiva y sistemática de los más débiles e indefensos de los seres humanos”. Y es una constante observar que las personas de buena voluntad, sean creyentes o no (porque como decía Santa Teresita, Jesús le había hecho comprender que había personas que no habían encontrado a Dios), “son siempre sostenedoras del derecho a la vida”.

“El embarazo no es una peste”
El doctor Alberto Solanet, ex presidente de la Corporación, comentó que desde Aristóteles y Santo Tomás pasando por Cicerón hasta los científicos y autores modernos, el autor no deja nada importante sin profundo tratamiento.

Elogió lo que dedicó a la ley y el derecho, para demoler “el positivismo imperante que ha hecho estragos en el mundo, para el cual todo lo que determine la ley o la interpretación jurisprudencial está bien, aunque obste a los más claros e inmutables principios del orden natural”.

“Obviamente el aborto provocado no es un tema de salud, pues el embarazo no es una peste”, afirmó. En una pormenorizada exposición, cuestionó medidas y fallos relacionados con la ideología de género, el alquiler de vientres, la “fabricación de chiquitos en los laboratorios”, la comercialización y descarte de embriones, etc.

“Ahora es legal matar a un inocente, una brutal infamia, contra la cual estamos obligados a luchar”, dijo, y recordó el elogio de San Juan Pablo II al gran científico francés Jerome Lejeune, genetista, infatigable defensor de la vida del niño por nacer.

Cicerón y la ley natural
Refiriéndose a la ley natural, observó que Mosso cita a Cicerón en un párrafo de “La Republica” de claridad meridiana: “La verdadera ley es la recta razón en armonía con la naturaleza difundida en todos los seres, inmutable y sempiterna, que ordenando nos llama a cumplir con nuestro deber y prohibiendo, nos aparta de la injusticia… No es justo alterar esta ley, ni es lícito derogarla en parte ni abolirla en total.

“No podemos ser dispensados de obedecerla ni por el Senado ni por el pueblo, no necesitamos que nos la expliquen o interpreten… No habrá una ley en Roma y otra en Atenas, sino que regirá para todos los pueblos y en todo tiempo una ley sempiterna e inmutable, y habrá para todos un solo Dios Señor y gobernante, centro, árbitro y sancionador de esta ley. Quien no obedece esta ley niega de sí mismo y niega la naturaleza humana, y por lo mismo, sufrirá las mayores penas aunque haya escapado a las otras que considera más superiores.”

Aborto y maltrato infantil
Otro panelista, el médico Oscar Botta, afirmó que en todos los países donde se ha legalizado el crimen del aborto al poco tiempo se disparan las tasas de violencia familiar y doméstica y el abuso infantil. La relación causa efecto del aborto y el maltrato infantil ha sido establecida por el profesor Philippe Ney, psiquiatra canadiense. Sus estudios muestran el lazo entre el maltrato y la ideología del niño deseado; explican que “cuanto más un niño es programado y deseado, dentro de un marco de mentalidad anticonceptiva abierta al crimen del aborto, en tanto que sus padres autorizan la eliminación o su acogida en función de consideraciones personales momentáneas, más el niño recibe maltrato (que puede ser físico, verbal, sexual), debido a que el niño no se adecúa a la imagen que esperan de él”.

Botta habló del síndrome del sobreviviente del aborto. El doctor Ney atendió a un adolescente de 13 años con una depresión gravísima con tendencia al suicidio durante un año sin éxito. Decidió llamar a la madre y preguntarle cómo fue su embarazo; ella le comentó que en realidad era un embarazo de mellizos y como pensaba que no podía criar a dos hijos, hizo que le practicaran el aborto de uno de los mellizos. Ney profundizó el caso y describe el síndrome del sobreviviente al aborto, lo estudió y sacó adelante a su paciente. Este síndrome golpea, en primer lugar, a los hermanos y hermanas de un niño abortado. Entre los síntomas mencionó la culpabilidad existencial –“yo no debería estar con vida: ese quien ha sido matado era más merecedor que yo”-y una gran desconfianza –“yo no puedo tener confianza en mis padres... ni en nadie: cómo creer en el amor de mis padres cuando ellos han matado a mi hermano”-.

Al final, Mosso, doctor en ciencias jurídicas y profesor de Derecho Penal, agradeció en breves palabras. El libro fue publicado por las editoriales Cruzamante y Vórtice. +