Martes 25 de junio de 2024

Regina Coeli: Seamos dóciles a la voz del Espíritu Santo

  • 19 de mayo, 2024
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
En sus palabras durante el rezo de la oración mariana, en la solemnidad de Pentecostés, el Papa insta a los fieles a preguntarse qué tan bien escuchamos al Espíritu Santo.
Doná a AICA.org

El Papa Francisco instó este domingo, solemnidad de Pentecostés, durante el rezo del Regina Coeli, a que “seamos dóciles a la voz del Espíritu Santo”. Al dirigirse a los fieles reunidos en la Plaza de San Pedro desde su ventana del Palacio Apostólico, el Papa recordó que hoy celebramos la venida del Espíritu Santo sobre María y los Apóstoles.

Destacando que en el Evangelio de hoy Jesús habla del Espíritu Santo y dice que nos enseñará “todo lo que oiga”, el Papa preguntó: "¿Qué significa esta expresión? ¿Qué ha oído el Espíritu Santo? ¿De qué hablará?".

Al iluminar las respuestas, el Papa dijo que nos habla con palabras que expresan sentimientos maravillosos, como el afecto, la gratitud, la entrega y la misericordia, "que nos revelan una relación hermosa, luminosa, concreta y duradera, como la Amor eterno de Dios."

Nutrirnos a diario
Son precisamente, continuó, "las palabras transformadoras de amor", que el Espíritu Santo repite en nosotros y que nos hace bien escuchar, "porque suscitan y alimentan en nuestro corazón los mismos sentimientos e intenciones". "

Por eso, dijo, es importante nutrirnos de ellos cada día leyendo un trozo del Evangelio, lo que podemos hacer fácilmente "teniendo un pequeño Evangelio de bolsillo que llevamos con nosotros".

Haciendo espacio para la voz del Espíritu Santo
Escuchar la Palabra del Señor y canalizarla en oración y adoración personal, sugirió, nos ayuda a hacer espacio en nosotros mismos para la voz del Espíritu Santo. Incluso al decirnos buenas palabras unos a otros, añadió, también nos convertimos unos para otros en "un eco de la suave voz del Consolador".

“Leer y meditar el Evangelio, orar en silencio, decir buenas palabras: no son cosas difíciles; todos podemos hacerlos”.

Con la ayuda de María
Por eso, el Papa Francisco invitó a los fieles a preguntarse: "¿Qué lugar tienen estas acciones en mi vida? ¿Cómo puedo cultivarlas para escuchar mejor al Espíritu Santo y convertirme en un eco de Él para los demás?".

El Santo Padre concluyó implorando a la Santísima Madre, presente en Pentecostés con los Apóstoles, que nos haga dóciles a la voz del Espíritu Santo.+