Viernes 12 de abril de 2024

Siete religiosos secuestrados en Haití

  • 24 de febrero, 2024
  • Puerto Príncipe (Haití) (AICA)
Seis hermanos del Sagrado Corazón fueron secuestrados por grupos armados cuando se dirigían a una escuela, mientras que un sacerdote fue capturado después de celebrar misa en Puerto Príncipe.
Doná a AICA.org

Seis hermanos del Sagrado Corazón fueron secuestrados este viernes 23 de febrero, cuando se dirigían a la misión École Jean XXIII, en Haití

"Rezamos por su liberación y por el fin de esta plaga de la inseguridad", expresaron los religiosos y las religiosas locales en un comunicado, recordando que la escuela es la única que sigue funcionando en la zona de alto riesgo del centro de la capital, Puerto Príncipe. 

También fue secuestrado un sacerdote que acababa de celebrar misa en la capilla de Nuestra Señora de Fátima, en el barrio capitalino del Bicentenario.

Monseñor Dumas, operado
Mientras tanto, monseñor Pierre-André Dumas, obispo de Anse-à-Veau y Miragoâne, fue sometido a dos intervenciones quirúrgicas tras resultar herido, el pasado domingo, por una explosión en la casa donde se alojaba durante una visita a Puerto Príncipe. El prelado se encuentra mejor y empezó a recibir alimentos por vía oral, informan fuentes locales, y será trasladado a un hospital de Miami hoy o mañana.

“Agradecemos a Dios tu compromiso de fe y en favor de nuestros hermanos haitianos”. Con estas palabras, la presidencia del Consejo Episcopal Latinoamericano y Caribeño (Celam) expresó su solidaridad con monseñor Pierre André Dumas

Desde el Celam se expresó el rechazo hacia ese hecho, como también hacia “todas las situaciones de injusticia y sufrimiento que vive el pueblo de ese querido país”, y se elevaron plegarias para que esta nación alcance “la paz y la sabiduría” para llevar “la luz de Cristo en medio de las tinieblas del miedo y dolor, con la confianza de saber que en la Cruz del Señor hallamos el camino hacia una vida nueva”.

Continúan la inseguridad y la inestabilidad
La situación en el país caribeño sigue siendo muy grave en términos de inseguridad, provocada por la fuerte inestabilidad política y una policía incapaz de combatir a las bandas armadas, que hacen estragos sobre todo en la capital.

Sacerdotes y religiosos son a menudo objeto de secuestros por parte de grupos criminales, atraídos por la creencia de que la Iglesia haitiana es rica y puede pagar rescates. El último episodio grave se había producido hace aproximadamente un mes, cuando seis monjas fueron secuestradas en un autobús. En aquella ocasión, el Papa Francisco dirigió en el Ángelus del 21 de enero una oración "por la armonía social" en Haití y una invitación a todos los implicados "para poner fin a la violencia que causa tanto sufrimiento a esa querida población".+