Lunes 17 de junio de 2024

Sudáfrica: un sacerdote fue asesinado a tiros por agresores desconocidos

  • 30 de abril, 2024
  • Pretoria (Sudáfrica) (AICA)
Los obispos de la región llaman a actuar contra la creciente violencia en el país y destacan que la muerte del padre Paul Tatu, ocurrida en Pretoria, "no es un incidente aislado".
Doná a AICA.org

La Conferencia de Obispos Católicos de África Meridional (SACBC) respondió con tristeza a la trágica muerte del padre Paul Tatu, religioso estigmatino (es decir, de la Congregación de los Sagrados Estigmas de Nuestro Señor Jesucristo) de la Provincia del Santísimo Redentor, en Pretoria, asesinado a tiros por agresores desconocidos, el 27 de abril, en esa ciudad sudafricana 

“Estamos profundamente entristecidos por la trágica muerte del padre Paul Tatu, un sacerdote muy dedicado, que estaba destinado en Pretoria”, expresó monseñor Sithembele Sipuka, presidente de la SACBC, en respuesta a la noticia del asesinato del padre Tatu, en un comunicado fechado el 29 de abril.

Aunque el comunicado emitido por los obispos no revela las circunstancias que rodearon el incidente, sí se señala allí que la violencia está aumentando en Sudáfrica.

“La muerte de Tatu no es un incidente aislado”, subrayó monseñor Sipuka, “sino más bien un reflejo angustioso del deterioro de la seguridad y la moralidad en Sudáfrica”. Expresó asimismo su más sentido pésame a la familia del padre Tatu y a la congregación estigmatina, subrayando la solidaridad de la SACBC con los afectados por este acto de violencia sin sentido.

“Ante la escalada de violencia”, subrayó el obispo Sipuka, “es crucial que recordemos la santidad de la vida”. Citando la declaración de la SACBC, enfatizó: “La vida pertenece a Dios y nadie tiene derecho a tomarla como le plazca”. 

La SACBC condenó además el creciente desprecio por la vida humana y pidió medidas urgentes por parte de las autoridades gubernamentales, para abordar las causas profundas de la violencia y garantizar la seguridad de todos los ciudadanos.

“La muerte de Tatu es un claro recordatorio de la urgente necesidad de medidas efectivas para proteger las vidas de los ciudadanos y de los integrantes del clero respetuosos de la ley”, instó el obispo Sipuka, y se hizo eco del compromiso de la SACBC de colaborar con funcionarios gubernamentales en el desarrollo de estrategias para combatir la violencia desenfrenada que azota a Sudáfrica.

El padre Paul, de 45 años, era originario de Lesotho; había trabajado en la oficina de comunicación de la Conferencia Episcopal y también estaba completando cursos de periodismo en la universidad.

La presencia estigmatina en Sudáfrica se remonta al 9 de noviembre de 1960, cuando llegaron los primeros miembros de la congregación. Tras una etapa como viceprovincia de unos 20 años, el territorio fue erigido como provincia el 25 de septiembre de 2014. Su nombre, "Santísimo Redentor", proviene del título de la iglesia de Mmakau, donde los hermanos comenzaron su labor apostólica en 1960. Ahora, la Provincia tiene comunidades en varios países del sur de África: Sudáfrica, Lesotho, Botsuana, Malaui y Tanzania.+