Martes 7 de julio de 2020

Transforman cajas de municiones en íconos religiosos

  • 17 de julio, 2019
  • Kiev (Ucrania)
Una bella iniciativa que combina la caridad cristiana y el arte sacro para brindar esperanza en las zonas de guerra del país, fue creada por los artistas ucranios Sofía Atlantova y Oleksandr Klymenko. Se trata de una serie de hermosos íconos impresos sobre la madera de las cajas de municiones. Además de la transformación del elemento material, el proyecto busca financiar un hospital móvil en las zonas de conflicto bajo el lema "Compre un Ícono-Salve una Vida".
Una bella iniciativa que combina la caridad cristiana y el arte sacro para brindar esperanza en las zonas de guerra del país, fue creada por los artistas ucranios Sofía Atlantova y Oleksandr Klymenko.

Se trata de una serie de hermosos íconos religiosos impresos sobre la madera usada en las cajas de municiones. Además de la transformación del elemento material, el proyecto busca financiar un hospital móvil en las zonas de conflicto bajo el lema "Compre un Ícono-Salve una Vida".

"Este instinto profundamente católico de transformar lo que está muerto o lo que se relaciona con la muerte en algo que afirma y da vida continúa hoy en Ucrania", expresó el autor católico George Weigel en un informe para Catholic World Report. Las cajas de municiones empleadas provienen de la era soviética y del conflicto actual en el este de Ucrania.

"Los iconos no son arte ´representativo´ en el sentido occidental; un ícono no dice: ´Así es como se veía Cristo´", explicó Weigel. "Los iconos están destinados a ´hacer presente´ lo que representan. Los iconos son, por lo tanto, una invitación a abandonar el mundo de los que mueren y entrar en el mundo de la vida resucitada, el mundo de la vida divina, y hacerlo a través de una caja de municiones da en el blanco de una manera especialmente poderosa".

Los íconos fueron expuestos en el Parlamento Europeo, los Parlamentos de Ucrania y Lituania, la Catedral de Santa Sofía en Kiev y la Embajada de Lituania en Ucrania, además de numerosas ciudades europeas.

"Con la venta de los trabajos de Sofía Atlantova y Oleksandr Klymenko, el proyecto apoya al Primer Hospital Voluntario Móvil Pirogov, que lleva a profesionales médicos a la zona de guerra del este de Ucrania para tratar a soldados y civiles heridos", comentó Weigel. "Desde su inicio, el hospital móvil sirvió a unos 50.000 pacientes, salvando o reparando muchas vidas destrozadas por la agresión rusa".

El autor conoció la exposición gracias a las celebraciones de la entronización del Archieparca de Filadelfia de la Iglesia Greco Católica Ucraniana. En torno a la Catedral de la Inmaculada Concepción se realizó una exposición itinerante con los íconos que recordó al autor otros símbolos como la cadena de la cruz pectoral del venerable cardenal Francis Xavier Nguyen Van Thuan, elaborada con alambre de púas del campo de concentración en el que estuvo preso u otros objetos improvisados creados por cristianos perseguidos en todo el mundo.+