Miércoles 15 de julio de 2020

Cáritas Brasil en el epicentro de la pandemia de Covid-19

  • 2 de junio, 2020
  • Brasilia (Brasil) (AICA)
Cáritas Brasil reaccionó rápidamente a la crisis provocada por la pandemia del nuevo coronavirus en Brasil -el país de la región más afectado, cercano a los 500 mil infectados-.

Cáritas Brasil reaccionó rápidamente a la crisis provocada por la pandemia del nuevo coronavirus en Brasil -el país de la región más afectado, cercano a los 500 mil infectados-, junto con otras organizaciones están intentando satisfacer las necesidades de la población, entre grandes dificultades y limitaciones.



Como parte de la campaña “Es tiempo de cuidar” impulsada por la Conferencia Episcopal Brasileña, la Cáritas local está distribuyendo a más de 100.000 personas en situación de vulnerabilidad, alimentos y artículos para la higiene, con el fin de ayudarlas a mitigar los efectos de la pandemia.



La campaña se puso en marcha en 58 diócesis y abarca cientos de pueblos y ciudades. El 60% de las personas que recibieron ayuda hasta la fecha son desempleados y muchas de ellas eran madres solteras. Los migrantes, los refugiados y los sintecho también reciben mayor atención en el marco del proyecto.



“La situación de las familias no es fácil y hay muchos tipos diferentes de emergencia. Las necesidades siguen aumentando, especialmente para los que son socialmente vulnerables. La gente necesita comida y apoyo para superar esta crisis, pero también necesitan información fiable que les ayude a protegerse contra el virus”, afirmó José Nelson Pereira, representante de la Caritas diocesana de Araçuaí (Minas Gerais).



Alrededor de 300 toneladas de alimentos organizados distribuidos en 52 mil bolsas de comidas distribuidas principalmente a la población callejera, migrantes y refugiados, con un total de alrededor de 114 mil personas se beneficiaron durante el último mes.



Las familias recibieron cajas de alimentos que contienen arroz, frijoles, azúcar, harina, pasta, leche, huevos, aceite y sardinas. Las cajas también incluyen artículos de higiene como jabón y lejía para limpiar.



El asesor nacional de Cáritas Brasileira, Fernando Zamban, agradeció a los miles de personas y voluntarios que participaron y desarrollaron acciones en Brasil. Sin embargo, enfatizó que se sabe que el impacto de la pandemia no pasará pronto y que las acciones deben continuar siendo movilizadas. "No se desanimen, sigan recolectando, sigan organizando acciones solidarias", dijo.



Los artículos recopilados tienen como objetivo satisfacer las necesidades básicas de las personas que se encuentran en una situación de vulnerabilidad social, afectadas por el contexto pandémico del nuevo coronavirus.



Según el balance del primer mes, alrededor del 60% de los insumos recaudados se destinaron a personas desempleadas, muchas de ellas, jefas de familia que perdieron sus empleos, como resultado de la pandemia y la crisis socioeconómica que tuvo lugar en el último mes.



Las personas mayores, a su vez, representan el 56% de los beneficiarios con donaciones de la Acción Solidaria de Emergencia de la Iglesia en Brasil, este público también se ve afectado por la disminución del ingreso familiar en sus hogares.



Para garantizar la seguridad de extremo a extremo en el proceso de solidaridad, desde la recolección de donaciones hasta la distribución de kits de alimentos e higiene a los beneficiarios, Cáritas tiene un protocolo de seguridad y cuidado. Estas pautas permiten que la solidaridad se ejerza de manera segura, manteniendo la atención colectiva tanto con el equipo que trabaja en el campo, como con los beneficiarios y los donantes.



A pesar de los números positivos de ese primer mes y el compromiso de varias comunidades en torno a la acción, muchas familias siguen sin asistencia. Por esta razón, CNBB y Cáritas Brasileira decidieron mantener la movilización solidaria mientras duren los impactos sociales generados por la pandemia.



“Es hora de reconstruir y abrir un nuevo camino. Es hora de vivir una nueva experiencia de solidaridad, unamos nuestras manos y vayamos al encuentro de las personas necesitadas”, señaló el arzobispo de Belo Horizonte y presidente de la CNBB al dar inicio a la campaña “Es tiempo de cuidar” el pasado Domingo de Pascua. +