Sábado 8 de agosto de 2020

Card. Poli sobre el Sínodo: "Que surja el compromiso por la misión y la solidaridad"

  • 16 de junio, 2020
  • Buenos Aires (AICA)
Luego de la celebración del Corpus Christi, el cardenal Mario Poli se refirió al Sínodo Arquidiocesano que la Iglesia de Buenos Aires transita hace tres años. 

Al concluir la celebración del Corpus Christi, el cardenal Mario Aurelio Poli, arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina, se dirigió a la comunidad para hablarles sobre el Sínodo Arquidiocesano que la Iglesia de Buenos Aires transita hace tres años. 

“Queridos fieles, queridos jóvenes: Quiero recordarles que hace tres años comenzamos el camino del sínodo. Y en la carta pastoral con la cual iniciamos este camino, les decía que el camino del sínodo comienza en la Eucaristía y termina en la misión”, comenzó diciendo. 

“Pero mientras caminamos juntos, vamos a poner en práctica, en este tiempo que nos demanda la vida, lo que rezamos en la oración del sínodo: ‘Queremos aprender a detenernos y ser  compasivos con toda miseria humana’.
 
El cardenal Poli se dirigió a los jóvenes: “Dejen librado la generosidad para el voluntariado, para servir a los demás, como dice el papa Francisco: ‘No nos preguntemos quién soy yo, sino ¿qué puedo hacer por los demás?’. Frente a la Eucaristía, que surja el compromiso por la misión y hoy, especialmente, por la solidaridad”. 

“Que la bendición que vamos a impartir con el Santísimo, renueve el ardor en el corazón por Jesús, que nos acompaña en esta historia y que siempre nos escucha”, dijo antes de comenzar la Adoración Eucarística de Corpus Christi.

Seguidamente, anunciaron que “el camino sinodal continúa de una manera especial”: “Caminamos juntos, pero aceptando que el mismo espíritu ha modificado nuestros planes de estar ahora realizando la asamblea sinodal, junto con los delegados, reflexionando sobre el documento de trabajo. Eso se hará cuando sea oportuno y posible. Mientras tanto, crecemos en las actitudes sinodales, que forman parte de un estilo y modo de ser Iglesia que espera Dios para nosotros, como lo enseña el papa Francisco”.

Al concluir, el obispo auxiliar de Buenos Aires, monseñor Enrique Eguía Seguí, expresó: “El sínodo no está en pausa. Está desplegándose en el servicio y la solidaridad hacia tantos hermanos que hoy necesitan de la cercanía de la Iglesia y de sus miembros. Hoy le pedimos a Jesús Eucaristía: ‘Que tu espíritu de amor nos impulse para hacer de nuestro sínodo un espacio de comunión y renovación’”.

Más información en sinodobuenosaires.com.ar.+