Viernes 25 de septiembre de 2020

Dos casos confirmados y una sospecha de Covid-19 entre curas de Quilmes

  • 3 de agosto, 2020
  • Quilmes (Buenos Aires) (AICA)
Monseñor Carlos Tissera precisó que Leonardo Sala y Eduardo Brites Montovani dieron positivo al virus en los hisopados, mientras que Edgardo Herrera fue internado con síntomas y espera los resultados.

El obispo de Quilmes, monseñor Carlos José Tissera, y el obispo auxiliar, monseñor Marcelo Margni confirmaron a la comunidad diocesana que el domingo 2 de agosto se registraron dos casos confirmados de Covid-19 y una sospecha entre los sacerdotes del clero diocesano.

El presbítero Leonardo Sala, cuyo diagnóstico se confirmó el lunes 27 de julio, “está estable, en su domicilio parroquial y con buena evolución. Será reevaluado por su ART en el transcurso de la semana”, precisó monseñor Tissera.

El presbítero Eduardo Brites Montovani, con diagnóstico confirmado el 1° de agosto, presentó síntomas compatibles con el coronavirus y luego de ser evaluado e hisopado por el Servicio de Emergencias Médicas, el 31 de julio fue trasladado al Hospital Austral de Pilar. 

“El padre Eduardo se encuentra estable, con baja carga viral y, debido a sus antecedentes de trasplante hepático de 2009, será evaluado en las próximas horas por el Servicio de Hepatología, responsable de su seguimiento y tratamiento ambulatorio”, puntualizó el obispo de Quilmes.

El presbítero Edgardo Nelson Herrera, administrador parroquial de San Jorge y María Madre de la Esperanza, de la localidad de Ezpeleta, comenzó hace unos días con síntomas asociados a Covid-19: febrícula, malestar general y tos, y continuó con una leve dificultad respiratoria, decaimiento y pérdida de apetito.

Monseñor Tissera indicó que “luego de evaluar su estado socio-ambiental y su propio deseo, se tomó la decisión de derivarlo al Sanatorio San Camilo de la Ciudad de Buenos Aires para realizar un mejor seguimiento de su salud. En el momento inicial de su evaluación e internación, los médicos de guardia consideraron conveniente pasar la noche en terapia intensiva con apoyo de oxígeno y reevaluar su estado de salud en las horas siguientes”.

“El doctor Esteban Baldasseroni, médico de guardia de la Unidad de Terapia Intensiva que recibió al padre Edgardo nos mantendrá al tanto de su evolución y de las medidas terapéuticas que se tengan que adoptar para optimizar su estado de salud”, agregó.

En el mensaje que dio a la diócesis durante la misa de este domingo, monseñor Tissera invitó a rezar “por nuestros sacerdotes, los mencionados y todos los de la diócesis, diáconos, religiosos y religiosas de nuestra comunidad cristiana de Quilmes, y por todas las personas y familiares que atraviesan la realidad de esta pandemia”.

“Queremos agradecer particularmente a los médicos y profesionales de la salud tan delicados en la atención a las necesidades del obispado de Quilmes, directores de todos los hospitales de Quilmes, Berazategui y Florencio Varela. Acompañamos a ellos, a los equipos médicos, enfermeros, profesionales, y tantas personas, muchas de ellas infectadas, que están al servicio de la comunidad”, añadió.

“Que sean realmente queridos y acompañados por todos nosotros. Siempre tenemos la mirada puesta en los más humildes y más pobres. Y por eso valorizamos todo el trabajo que las personas realizan junto con sacerdotes en las comunidades, asistiendo alimentariamente a las familias que están pasando un momento difícil”, afirmó, y concluyó subrayando la necesidad de seguir cuidándose.+