Martes 28 de mayo de 2024

El Papa en la Misa Crismal: redescubramos el poder del arrepentimiento

  • 28 de marzo, 2024
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
En este Jueves Santo, en la Basílica Vaticana, Francisco recordó a los sacerdotes que "el Señor busca personas consagradas a Él, que lloren los pecados de la Iglesia y del mundo".
Doná a AICA.org

El Papa Francisco presidió este Jueves Santo, la Misa Crismal, en la Basílica de San Pedro. Dirigiéndose a los 1.500 sacerdotes, obispos y cardenales presentes el Santo Padre les agradeció por su heroico testimonio, pero los instó a transformar las deficiencias, los errores y los corazones endurecidos en una oportunidad para acercarse a Cristo y comenzar de nuevo y subrayó que "la curación del pastor se produce cuando, heridos y arrepentidos, dejamos que Jesús nos perdone: nos conduce a través de las lágrimas, del llanto amargo, del dolor que nos permite redescubrir el amor". 

Francisco explicó que es por eso que, en este Jueves Santo del Año de la Oración, decidió centrar su reflexión en la importancia del arrepentimiento en la vida sacerdotal, que, según subrayó, es una cura para la dureza del corazón. “El arrepentimiento es un remedio porque nos devuelve a la verdad sobre nosotros mismos”, señaló.

En su homilía, el pontífice reflexionó sobre cómo San Pedro, el primer Pastor de nuestra Iglesia, perdió de vista a Cristo y lo negó tres veces. En el remordimiento, recordó el Papa, los ojos de Pedro se inundaron de lágrimas que, "surgiendo de un corazón herido, lo liberaron de sus falsas nociones y de su seguridad en sí mismo". 

"Esas lágrimas amargas", dijo el Papa Francisco, "cambiaron su vida".

"Queridos hermanos sacerdotes, la curación del corazón de Pedro, la curación del Apóstol, la curación del pastor -dijo el Papa- se produjo cuando, afligido y arrepentido, se dejó perdonar por Jesús. " Señaló que su curación se produjo en medio de lágrimas y llanto amargo, lo que llevó a un amor renovado. 

El pontífice expresó que deseaba compartir con sus compañeros sacerdotes reflexiones sobre un aspecto de la vida espiritual que, según dijo, ha sido algo descuidado, pero que sigue siendo esencial. "Incluso la palabra que voy a utilizar es algo anticuada, pero merece la pena reflexionar sobre ella. Esa palabra es compunción".

La compunción, un 'traspaso del corazón'
El término compunción, dijo el Papa, implica un doloroso "traspaso del corazón" que evoca lágrimas de arrepentimiento, como sucedió con San Pedro.

No es, aclaró, un sentimiento de culpa lo que nos desanima u obsesiona con nuestra indignidad, sino un “penetración” beneficiosa que purifica y cura el corazón. 

Una vez que reconocemos nuestro pecado, dijo el Papa, "nuestros corazones pueden abrirse a la acción del Espíritu Santo, la fuente de agua viva que brota dentro de nosotros y hace llorar a nuestros ojos". Quienes estén dispuestos a ser “desenmascarados” y dejar que la mirada de Dios atraviese su corazón, dijo, reciben el don de esas lágrimas, las aguas más santas después de las del bautismo. Sin embargo, insistió, debemos entender claramente lo que significa llorar por nosotros mismos. 

"No significa llorar de autocompasión, como tantas veces nos vemos tentados a hacer". Llorar por nosotros mismos, aclaró, "significa arrepentirnos seriamente de entristecer a Dios por nuestros pecados; reconocer que siempre permanecemos en deuda con Dios, admitir que nos hemos desviado del camino de la santidad y de la fidelidad al amor de Aquel que dio su vida por a nosotros." 

Arrepentirnos de nuestra ingratitud e inconstancia
Experimentar esto, dijo el Papa, significa "mirar hacia dentro y arrepentirnos de nuestra ingratitud e inconstancia" y "reconocer con dolor nuestra duplicidad, deshonestidad e hipocresía".  

Volviendo una vez más nuestra mirada al Señor Crucificado y dejándonos tocar por su amor, que siempre perdona y levanta, dijo, "nunca decepciona la confianza de quienes en él esperan". 

El Papa Francisco afirmó que las lágrimas que brotan y corren por nuestras mejillas "descienden para purificar nuestro corazón", y subrayó que, aunque la compunción exige esfuerzo, otorga paz. 

"No es -dijo- fuente de ansiedad sino de curación para el alma, ya que actúa como bálsamo sobre las heridas del pecado, preparándonos para recibir la caricia del médico celestial, que transforma a los quebrantados, corazón contrito”, una vez que ha sido ablandado por las lágrimas”. 

Convertirse en niños
Los maestros de la vida espiritual, recordó el Santo Padre, insisten en la importancia de la compunción, recordando que toda renovación interior nace del encuentro entre nuestra miseria humana y la misericordia de Dios, y se desarrolla a través de la pobreza de espíritu, que permite al Santo Espíritu para enriquecernos.  

"Hermanos sacerdotes", instó el Papa, "mirémonos a nosotros mismos y preguntémonos qué papel juegan la compunción y las lágrimas en nuestro examen de conciencia y en nuestra oración", y sobre todo si, con el paso de los años, nuestras lágrimas aumentan.

Lamentó que cuanto más mayores nos volvemos, menos lloramos y dijo que, en cambio, "se nos pide que seamos como niños".

"Si no lloramos", advirtió el Santo Padre, "regresamos y envejecemos interiormente", mientras que "aquellos cuya oración se vuelve más simple y profunda, basada en la adoración y el asombro en la presencia de Dios", dijo, "crecen y maduro". "Se vuelven menos apegados a sí mismos y más a Cristo", dijo.

Apego a Cristo
El Papa se refirió luego a la solidaridad como otro aspecto de la compunción. "Un corazón dócil, liberado por el espíritu de las Bienaventuranzas", observó, "se vuelve naturalmente propenso a practicar la compunción hacia los demás. En lugar de sentir ira y escándalo por las faltas de nuestros hermanos y hermanas, llora por sus pecados. "

El Señor, recordó el Santo Padre a los fieles, "busca, sobre todo en aquellos a Él consagrados, hombres y mujeres que lamenten los pecados de la Iglesia y del mundo, y se conviertan en intercesores en favor de todos".

Testigos heroicos en la Iglesia
"¡Cuántos testigos heroicos en la Iglesia -se maravilló- nos mostraron este camino!"

"Pensamos en los monjes del desierto, en Oriente y Occidente; la constante intercesión, entre gemidos y lágrimas, de San Gregorio de Narek; la ofrenda franciscana por el amor no correspondido; y aquellos muchos sacerdotes que, como el Cura de Ars, vivieron vidas de penitencia por la salvación de los demás", recordó, diciendo: "¡Esto no es poesía, sino sacerdocio!".

El Sucesor de Pedro dijo a los sacerdotes que el Señor desea "de nosotros, sus pastores", no dureza, sino amor, "y lágrimas por los que se han extraviado". Si sus corazones sienten compunción, dijo, no respondan con condenación, sino con perseverancia y misericordia. 

"Cuánta necesidad -observó- de ser liberados de la dureza y de las recriminaciones, del egoísmo y de la ambición, de la rigidez y de la frustración, para confiarnos completamente a Dios y encontrar en Él la calma que nos protege de ¡Las tormentas azotan a nuestro alrededor! "

"Oremos, intercedamos y derramemos lágrimas por los demás", instó, afirmando, "de esta manera permitiremos al Señor obrar sus milagros. ¡Y no temamos, porque seguramente nos sorprenderá!".

Una gracia que debe buscarse en la oración
La compunción, explicó, no es tanto un trabajo nuestro, sino una gracia que, como tal, debe buscarse en la oración. 

En cuanto al arrepentimiento, al que llamó don de Dios y obra del Espíritu Santo, el Santo Padre ofreció dos sugerencias para cultivar un espíritu de arrepentimiento.

"Dejemos de mirar nuestra vida y nuestra vocación en términos de eficiencia y resultados inmediatos, y de quedarnos atrapados en las necesidades y expectativas presentes; en cambio, miremos las cosas en el horizonte más amplio del pasado y del futuro". Los instó a considerar el pasado "recordando la fidelidad de Dios, siendo conscientes de su perdón y firmemente anclados en su amor", y el futuro, "mirando hacia la meta eterna a la que estamos llamados, el propósito último de nuestra vida".

Ampliar nuestros horizontes, dijo, ayuda a expandir nuestro corazón, pasar tiempo con el Señor y experimentar compunción. 

En segundo lugar, el Papa llamó a los sacerdotes a redescubrir la necesidad de cultivar una oración "que no sea obligatoria y funcional, sino libremente elegida, tranquila y prolongada". "Volvamos a la adoración y a la oración del corazón", dijo.

'Jesús, Hijo de Dios, ten piedad de mí, pecador'
El Papa invitó a los sacerdotes a repetir: "Jesús, Hijo de Dios, ten piedad de mí, pecador". 

"Sintamos la grandeza de Dios incluso cuando contemplamos nuestra propia pecaminosidad y abramos nuestros corazones al poder sanador de su mirada", exhortó el Papa, diciendo que esto permitirá a los clérigos "redescubrir la sabiduría de la Santa Madre Iglesia al comenzar nuestra oración". en las palabras del pobre que grita: ¡Dios, ven en mi ayuda!"

Volviendo a San Pedro y a sus lágrimas, el Papa observó: "El altar que vemos sobre su tumba nos hace pensar en todas las veces que nosotros, los sacerdotes, que diariamente decimos: 'Tomen todos esto y coman de él, porque este es mi Cuerpo, que será entregado por ustedes', hemos decepcionado y entristecido a Aquel que nos amó tanto que hizo de nuestras manos instrumentos de Su presencia".

"Hacemos bien, entonces", dijo el Papa Francisco, "en repetir esas oraciones que decimos en silencio: 'Con espíritu humilde y corazón contrito seamos aceptados por ti, Señor', y 'Lávame, oh Señor, de mi iniquidad' y límpiame de mi pecado'”. 

“Gracias queridos sacerdotes, si el corazón de alguien está roto, aseguró el Santo Padre a sus oyentes, seguramente Jesús puede curarlo y sanarlo”. 

"Gracias, queridos sacerdotes", añadió, "por su corazón abierto y dócil, por todo su duro trabajo y por sus lágrimas y porque llevan el milagro de la misericordia de Dios a nuestros hermanos y hermanas en el mundo de hoy".

El Papa Francisco concluyó orando para que el Señor consuele, fortalezca y recompense a sus fieles sacerdotes.+

» Texto completo de la homilía