Lunes 15 de abril de 2024

El Papa, cercano a las víctimas del terremoto de Gansu y Qinghai

  • 20 de diciembre, 2023
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El número de muertos por el terremoto que sacudió las dos provincias del noroeste de la República Popular China aumentó a 131. La comunidad católica de ese país también se está movilizando.
Doná a AICA.org

El Santo Padre, en un nuevo gesto de gran cercanía hacia el pueblo chino, quiso recordar -al final de la audiencia general de hoy- a quienes están sufriendo a causa del terremoto ocurrido en el país asiático.

"Dirijo mi pensamiento a las víctimas y a los heridos causados por el sismo -dijo-. Estoy cerca, con afecto y oración, de las poblaciones que sufren. Animo a los servicios de socorro e invoco sobre todos la bendición del Todopoderoso, para que traiga consuelo y alivio en su dolor".

Mientras los socorristas excavan entre los escombros, en medio de un frío glacial, el Papa Francisco dirigió su pensamiento a las poblaciones damnificadas de las provincias de Gansu y Qinghai, en el noroeste de la República Popular China.

El número de víctimas mortales del seísmo -ocurrido anoche con epicentro en la zona de Jishishan, a unos 100 kilómetros de Lanzhou, capital de la provincia de Gansu- ascendió a 131 personas. Pero lo más preocupante son las condiciones en las que se están llevando a cabo las operaciones de rescate, en el que es el peor terremoto que sacude a China desde 2014. En la zona en cuestión, las temperaturas en esta época del año son, de hecho, extremadamente bajas: durante la noche se alcanzan casi 20 grados bajo cero.

En la ciudad de Dahejia, cerca del epicentro del terremoto, la agencia AsiaNews informa que hay personas amontonadas en las calles alrededor de pequeñas hogueras, temerosas de regresar a sus hogares, que fueron gravemente dañados. Los medios de comunicación estatales de la República Popular China hablan de la movilización de bomberos y personal de rescate enviados a la zona de la catástrofe.

Los católicos chinos, ahora en vísperas de Navidad, también observan con preocupación la situación en Gansu y Qinghai. El sitio web Xinde informa que se puso en contacto telefónico con las comunidades católicas locales, pero éstas no informan que haya miembros de la Iglesia directamente afectadas por la catástrofe. No obstante, Xinde aseguró que está en contacto con sus socios locales para contribuir a las labores de asistencia.+