Jueves 25 de abril de 2024

El Papa y el ataque contra la parroquia de Gaza: 'Son civiles inermes, no terroristas'

  • 17 de diciembre, 2023
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Lamentó que dos mujeres fueran asesinadas por francotiradores y denunció el ataque a la casa de las hermanas de la Madre Teresa. Recordó a los migrantes y destacó el ejemplo del beato Eduardo Pironio.
Doná a AICA.org

Tras el rezo del Ángelus, el Papa Francisco pidió no olvidarse de “los hermanos que sufren por la guerra en Palestina, en Ucrania y en Israel, y en otras zonas de conflicto”, y agregó: “Que la cercanía de la Navidad refuerce el empeño por abrir caminos de paz”.

“Sigo recibiendo de Gaza noticias muy graves y dolorosas. Civiles inermes son objeto de bombardeos y de disparos, incluso en el interior del complejo parroquial de la Sagrada Familia, donde no hay terroristas, sino familias, niños, personas enfermas y discapacitadas, y religiosas”, lamentó el pontífice desde la ventana del Palacio Apostólico.

“Una mujer, Narma Khalil Anton, y su hija Samara han sido asesinadas, y otras personas han sido heridas por francotiradores, mientras iban al baño. Ha sido atacada la casa de las hermanas de la Madre Teresa y fue alcanzado su generador”, puntualizó.

Asimismo, planteó: “Algunos dicen que es el terrorismo y la guerra. Sí, es la guerra y el terrorismo. Por eso, la Escritura dice que Dios hace cesar las guerras, destruye los arcos y rompe las lanzas. Recemos al Señor por la paz”.

Pironio, migrantes del Darién y bendición de imágenes
El Papa también pidió un aplauso para el beato Eduardo Pironio, al recordar que este sábado fue beatificado en Luján. Tras definirlo como “un pastor humilde y un excelente testimonio de la esperanza, defensor de los pobres”, señaló que colaboró con el papa san Juan Pablo II en la promoción de las Jornadas mundiales de la Juventud”.

“Que su ejemplo nos ayude a ser Iglesia en salida, que se hace compañera de camino de todos, especialmente de los más débiles”, pidió.

En su reflexión tras el Ángelus, el Papa recordó además a “los miles de emigrantes que tratan de cruzar la selva del Darién, entre Colombia y Panamá”.

“Se trata, a menudo, de familias con niños, que se aventuran en recorridos peligrosos, engañados por los que falsamente les prometen una vía breve y segura, pero son maltratados y desvalijados. No pocos pierden la vida en esa jungla”, indicó, y consideró: “Es necesario el esfuerzo conjunto de los países más directamente implicados y de la comunidad internacional, para evitar que esta trágica realidad pase en el silencio y para dar, unidos, una respuesta humanitaria”.

Por último, el Papa bendijo las imágenes del Niño Jesús que se colocarán en el pesebre la Nochebuena, y pidió: “Recen por los niños que vivirán una Navidad difícil en los lugares de guerra, en los campos de refugiados y en situaciones de gran miseria. Gracias por su oración y feliz Navidad para todos”.+