Jueves 24 de septiembre de 2020

El proyecto "Papa para Ucrania" ayudó a un millón de personas

  • 13 de agosto, 2020
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El proyecto "Papa para Ucrania" cumplió 4 años, 15 millones de euros invertidos y un millón de personas ayudadas.

Con la iniciativa “Papa para Ucrania”, puesta en marcha en 2016 y que acaba de cumplir cuatro años, el papa Francisco quiso mostrar su profundo afecto y solidaridad con el pueblo ucraniano y con quienes sufren como resultado de las dramáticas condiciones causadas por la interminable guerra, sin distinción alguna por motivos de religión, confesión o etnia.

Durante años, Francisco multiplicó sus llamados en favor de las poblaciones desplazadas de Ucrania oriental y los gestos de solidaridad con las regiones afectadas por la guerra, en particular mediante el establecimiento del fondo “Papa para Ucrania”, supervisado en persona por el cardenal secretario de Estado Pietro Parolin.

Monseñor Eduard Kava, obispo auxiliar de Lviv, detalló en una entrevista a Vatican News en qué se traduce esta ayuda para su diócesis: “Tenemos a nuestra disposición calefacción, medicinas, ropa y alimentos, herramientas para higiene y apoyo psicosocial. Proyectos que han sido completados y ahora queda el trabajo de suministro de elementos para un hospital dedicado a los niños”.

Esta ayuda humanitaria, encomendada a la supervisión del Departamento del Servicio de Desarrollo Humano Integral, se llevó a cabo en los últimos años sobre el terreno -mediante la colaboración constante de la Nunciatura Apostólica- por un Comité Técnico con sede en Zaporizha, durante el primer año, y por la Secretaría Técnica con sede en Kiev el año siguiente, indicó el obispo polaco. A su lado, en completa sintonía, trabajan las organizaciones caritativas de la Iglesia, pero también otras denominaciones cristianas y organizaciones internacionales encargadas específicamente.

Monseñor Kava dijo que es “un bello signo de ecumenismo”, y señaló que se trata de un trabajo hecho verdaderamente “en unidad, al servicio de los pobres, de los niños con dificultades vinculadas a las tensiones de la guerra, de las familias numerosas, de los ancianos que lo han perdido todo y que viven con pensiones muy bajas”.

Fueron numerosos los llamamientos del pontífice por Ucrania, entre ellos el expreso pedido en la plaza de San Pedro de “alto el fuego” en la zona fronteriza con la región separatista de Donbás.

Otra muestra de cercanía del Santo Padre con el pueblo ucraniano y la Iglesia en este país fue la visita del limosnero apostólico, cardenal Konrad Krajewski, a Ucrania los días 17 y 18 de julio de 2020, por invitación del arzobispo católico de Lviv, Mieczyslav Mokshitsky.+