Miércoles 30 de septiembre de 2020

Las diócesis santiagueñas se unen al clamor por la vida y la defensa de la mujer

  • 6 de marzo, 2020
  • Santiago del Estero (AICA)
Expresaron su adhesión a la Iglesia en la Argentina que convoca a dar su "Sí a las mujeres, sí a la vida"

Los obispos de la diócesis de Santiago del Estero, monseñor Vicente Bokalic CM y su auxiliar, monseñor Enrique Martínez Ossola; y el obispo de Añatuya, monseñor José Luis Corral SVD, animaron a participar en la misa que se celebrará el 8 de maro en Luján con el lema “Sí a las mujeres, sí a la vida”.



“Queremos decir un sí a la vida en todas sus expresiones y fases, expresar que la vida del niño por nacer y la de su madre son sagradas y merecen de toda atención y cuidado”.



“Deseamos dirigirnos directamente a cada mujer, para manifestar nuestra gratitud y reflexionar con ella sobre sus problemas y dificultades. Queremos dar gracias a todas y a cada una de ellas, pues aportan al núcleo familiar y también al conjunto de la vida social las riquezas de su sensibilidad, generosidad y constancia. Con su intuición propia enriquecen la comprensión del mundo y contribuyen a la plena verdad de las relaciones humanas”, expresaron.



“En este sí a la vida queremos agradecer a ‘la mujer-madre, que se convierte en seno del ser humano con la alegría de una experiencia única, la cual la hace sonrisa de Dios para el niño que viene a la luz y en guía de sus primeros pasos, apoyo de su crecimiento, punto de referencia en el posterior camino de la vida’”.



“Pero esta gratitud se convierte en una llamada apremiante, a fin de que por parte de todos, y en particular, se haga lo necesario para devolver a la mujer el pleno respeto de su dignidad y de su papel”, advirtieron.



“Precisamos ser audaces, creativos y sabios para cuidar absolutamente toda vida, sin descartar a nadie; para ello tenemos que encontrarnos y dialogar entre todos los actores sociales: espacios políticos, organizaciones de base, las iglesias y todas las personas de buena voluntad, para poner en el centro de la atención amorosa y de la acción solidaria a los más indefensos y vulnerables”, exhortaron.



“Nuestro sí a la vida debe ser un sí a la vida amenazada de diversos modos, víctimas de la violencia, adicciones, miseria, desnutrición, abandono, trata de personas, falta de condiciones y oportunidades de salud, educación, trabajo, contaminación ambiental o ecocidio”, afirmaron.



“Como cristianos queremos defender la dignidad y los derechos de todos, acompañar a la mujer en sus gozos y angustias, apreciar y agradecer su presencia y aporte en la vida diaria y en nuestras comunidades al poner lo mejor de sí por un mundo más justo, bello y misericordioso”, sostuvieron.



“Acompañémonos para dar juntos nuestro Sí rotundo y fuerte a la Vida, miremos e imploremos a la Virgen María, la mujer del sí pleno y sin vueltas, que nos entrega al Autor de la Vida, para contribuir a la construcción de un mundo más humano y más fraterno”, animaron.+