Lunes 28 de septiembre de 2020

Los obispos de Camerún preocupados por el resurgimiento del tribalismo

  • 20 de diciembre, 2019
  • Yaundé (Camerún) (AICA)
Carta pastoral de los obispos de Camerún

En una carta pastoral dirigida “a los cristianos y a todas las personas de buena voluntad”, los obispos de Camerún manifestaron su rechazo al tribalismo y a cualquier cambio de identidad que amenace la cohesión nacional y el bien común.



El documento, firmado por monseñor Abraham Boualo Kome, presidente de la Conferencia Episcopal Nacional de Camerún (CENC), surge de la preocupación de la Iglesia de Camerún por el resurgimiento de las tensiones étnicas en el país que desde hace tres años enfrenta la crisis secesionista de las regiones de habla inglesa.



“Durante y después de las últimas elecciones presidenciales estamos presenciando un deterioro creciente y muy preocupante del clima social", afirman los prelados en el documento e informan sobre la propagación de "actitudes, palabras y comportamientos" que denotan "un desprecio inaceptable por la dignidad de las personas" y que "corren el peligro de degenerar en conflictos tribales aún más devastadores".



En la carta, la CENC denuncia a los políticos que "a través de formas precisas de linchamiento mediático están tratando de convertir a sus enemigos políticos e ideológicos en enemigos de todo el pueblo, como lo hizo Saúl contra David".



"Las raíces del tribalismo son culturales, económicas, políticas e incluso religiosas. Las lenguas, las costumbres y las tradiciones son factores de cohesión dentro de un solo grupo", recuerdan los obispos.



Las disfunciones del Estado hacen que las personas "no logren encontrar en las instituciones estatales lo que se debe esperar de ellas, en particular la garantía de trabajo, una resolución rápida y equitativa de las disputas legales, asistencia justa en los hospitales, la seguridad de las personas y los bienes, y por eso recurren a su grupo tribal al que pertenecen. Desde este punto de vista, la mala gestión gubernamental abre el camino al tribalismo ”.



Los obispos concluyen invitando a los "hijos e hijas de Camerún a despertarse, a comprometerse y a reconstruir. Depende de nosotros en primer lugar el querer volver a la escuela de apertura a las diferencias, a la hospitalidad y la aceptación mutua. El desarrollo armonioso de una nación deriva de la sinergia de acción en la que el todo se compone de todas las partes unidas y donde cada persona florece al mismo tiempo con lo que da y lo que recibe, en un espíritu de hermandad y con un corazón abierto”.



“De este modo, todos los cameruneses serán bienvenidos en todas partes y se sentirán como en casa en todas las regiones de Camerún, tanto en las ciudades como en los pueblos más distantes”.

También insta a los jóvenes cameruneses “a no privarse de la riqueza que ofrece la diversidad cultural” de su país.



Por último, invita a todos "los hijos e hijas de Camerún" para que regresen “a la escuela de apertura a la diferencia, hospitalidad y aceptación recíproca”. “Ningún seguidor de Cristo podría alimentar el tribalismo, el odio y el rechazo del otro solo porque pertenece a una tribu diferente de la suya o de la tribu de su enemigo político o ideológico", concluye el documento pastoral. +