Viernes 22 de enero de 2021

Mons. Aguer: El aborto, otra calamidad a la que se enfrenta el país

  • 13 de enero, 2021
  • Buenos Aires (AICA)
El arzobispo emérito de La Plata, monseñor Héctor Aguer, se refirió a las "calamidades" que soporta la Argentina: la pandemia, la pobreza y especialmente la ley de aborto.

En su reflexión habitual en el programa Claves para un Mundo Mejor, que se emite por el canal 9 de TV, el arzobispo emérito de La Plata, monseñor Héctor Aguer, hizo referencia a las “calamidades” que soporta la Argentina.

En ese marco, mencionó la pandemia, el virus, la pobreza creciente y se detuvo extensamente en que “como si los males fueran pocos, el Senado de la Nación acaba de aprobar una ley de aborto… Algunos insisten en que es una postura religiosa y no es así porque es una cuestión eminentemente científica”.

“Esta es la realidad tristísima que vive la Argentina pero los que están en favor de la vida no pueden quedarse así. No se acabó todo, la cosa sigue o, podríamos decir, recién empieza”, afirmó.

La palabra calamidad, señaló, se aplica “al caso de la pandemia y del virus que según los funcionarios no iba a llegar aquí. El fracaso de la política sanitaria es total y estamos alcanzando los porcentajes mayores de contagios y de muertes”. 

Otra calamidad, afirmó, es la pobreza. “Hay gente que pasa hambre en la Argentina, en un país dotado por la Providencia de tal modo que podría alimentar a cien millones de personas. ¿No hay nadie responsable de esto? ¿A quién hay que echarle la culpa?”, planteó.

Campaña Donación AICA

Sobre el tema del aborto afirmó que es “una cuestión eminentemente científica. ¿Qué es lo que crece silenciosamente en el seno de una mujer embarazada? El Ministro de Salud de la Nación dijo que es ‘un fenómeno porque si fuera un ser humano el aborto sería un genocidio”. ¡Y sí, señor ministro, el aborto es un genocidio y usted es el responsable!’”, denunció monseñor Aguer.

Para finalizar, manifestó que “esta ley de aborto llega a permitir la matanza del niño por nacer, en algunos casos aún hasta poco antes del nacimiento o sea que, en realidad, es casi un infanticidio”. 

“Recuerdo ahora que el Concilio Vaticano II, no yo, en la constitución pastoral Gaudium et spes sobre "La Iglesia en el mundo contemporáneo", dijo que ‘el aborto y el infanticidio son crímenes abominables’. Ahora, según la legislación argentina ‘el crimen abominable’ se puede realizar impunemente”.

“Y la cuestión política no debe desecharse. Todos sabemos muy bien que esta campaña por el aborto en la Argentina ha sido pagada por dinero internacional, han llegado muchos dólares. ¿Y qué es lo que se busca con eso? Ya desde el tiempo del famoso Henry Kissinger lo que buscaba el imperialismo internacional del dinero es que no creciera la población de los países en vías de desarrollo, de los países pobres. Acá hay una cuestión de política internacional que está en juego”, aseguró.+