Jueves 25 de abril de 2024

Mons. Buenanueva: 'No nos dejemos ganar por el miedo'

  • 27 de junio, 2023
  • San Francisco (Córdoba) (AICA)
En su mensaje dominical, el obispo de San Francisco pidió "que se pacifiquen los corazones y que el diálogo permita recuperar la convivencia".
Doná a AICA.org

En su mensaje dominical, el obispo de San Francisco, monseñor Sergio Buenanueva, expuso sus reflexiones sobre el riesgo de caer en el miedo al rechazo por seguir a Cristo.

Al referirse a la frase del evangelio de Mateo “No teman a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. Teman más bien a aquel que puede arrojar el alma y el cuerpo a la Gehena”, el prelado expresó que “no es sencillo lidiar con el miedo, sobre todo, con el miedo al rechazo. Jesús lo sabe muy bien y por experiencia”.

“Aceptar su propuesta de vida conlleva siempre ese riesgo”, destacó, “de ahí el realismo del consejo a sus discípulos en su primera experiencia misionera: «Yo los envío como a ovejas en medio de lobos: sean entonces astutos como serpientes y sencillos como palomas» (Mt 10, 16)”.

Sobre este punto, sostuvo que “el que se toma en serio la propuesta de Jesús tiene ese panorama por delante”. Para conjurar el comprensible temor que esto despierta, subrayó que Jesús va a la raíz: “Solo cuando el discípulo hace suya la experiencia del maestro, el miedo pierde su fuerza intimidante”.

“Es la experiencia de Dios como Padre, de su amor incondicional por cada ser humano, sabernos en sus manos”, animó monseñor Buenanueva.

A su vez, el obispo de San Francisco pidió “que se pacifiquen los corazones y que el diálogo permita recuperar la convivencia. Pero, también, que los ciudadanos nos sujetemos a la ley: los de a pie y los que ejercen el poder”.

“Reconocer el imperio de la ley en la vida social nos libra de la arbitrariedad de los autoritarios y de los violentos”, sostuvo, y haciendo suyas algunas de las palabras de la oración por la patria, concluyó: “Señor Jesús: como tantas veces a lo largo de estos años, ahora volvemos a decirte: ¡Te necesitamos! Concédenos la sabiduría del diálogo y la alegría de la esperanza que no defrauda. Que no nos dejemos ganar por el miedo. Haz de nosotros artesanos de paz y de justicia”.+