Domingo 20 de septiembre de 2020

Mons. Martín animó a vivir la Semana Santa con intensidad y en familia

  • 2 de abril, 2020
  • Rosario (Santa Fe) (AICA)
El arzobispo de Rosario, monseñor Eduardo Eliseo Martín, envió un mensaje a los fieles

En vísperas de la Semana Santa, el arzobispo de Rosario, monseñor Eduardo Eliseo Martín, animó a los fieles a compartir este momento en familia y propuso algunas ideas para vivirlo con intensidad.



“Comenzamos a vivir una Semana Santa, pero este año de un modo tan particular, tan único, debido a las condiciones de la pandemia del coronavirus que nos tiene a todos en casa”, señaló el prelado.



“Vamos a vivir una Semana Santa única, porque las celebraciones se harán de forma privada, sin el pueblo, cuando realmente siempre la fe católica, la fe cristiana, es una fe popular, que convoca, que une al pueblo santo de Dios, pero esto no nos va a impedir celebrar los misterios centrales de nuestra fe”, aseguró.



“Por eso los quiero invitar a que en familia puedan vivir estos misterios de la Semana Santa, especialmente a partir del Domingo de Ramos. A lo mejor tener en casa un ramo, aunque no sea de olivo, y poder decir: ‘Jesús, tú eres el Rey, tu eres el Rey de esta familia, tú eres el Señor de nuestras vidas’”, animó, como los judíos que aclamaron a Jesús cuando entró triunfal a Jerusalén.



“Luego, a lo largo de los días, poder tomar la Palabra de Dios y leerla en familia, siguiendo las lecturas de cada día de la misa, ya que hay más tiempo para rezar, más tiempo para compartir juntos. Y llegar así al triduo pascual, al Jueves Santo, donde recordamos la institución de la Eucaristía. Entonces hacer la Comunión espiritual, y desear más profundamente encontrarnos con Cristo, aunque no lo podamos hacer. Que se aumente nuestro deseo y así Él venga más grandemente a nuestras vidas”, anheló.



“Y el Viernes Santo, estar al lado del crucifijo. Allí, contemplar a Cristo que dio todo por nosotros, que dio la vida, entregó su cuerpo y derramó su sangre para nuestra salvación y por nuestros pecados. Entonces hacer un buen acto de contrición y un buen propósito con la gracia de Dios de conversión de nuestro corazón”, animó.



Finalmente, en la vigilia pascual, el prelado invitó a encender, lo mismo que en el domingo de Pascua, “una luz que nos recuerde a Cristo resucitado, vencedor de las tinieblas, vencedor del pecado, vencedor de la muerte y el autor de la Vida con mayúsculas, de la cual justamente la Pascua es un anticipo, de esa vida eterna, de esa vida de resucitados”, afirmó.



“Te invito a vivir en familia cada día con su particularidad, en este tiempo tan especial, orando por toda la humanidad, por los enfermos, por quienes atienden a los enfermos y por quienes están ofreciendo sus servicios para el bien de todos”, concluyó, deseando “que tengan una Semana verdaderamente Santa”.+