Jueves 26 de noviembre de 2020

Mons. Mestre: "Darle a Dios lo que es imagen de Dios"

  • 21 de octubre, 2020
  • Mar del Plata (Buenos Aires) (AICA)
En su reflexión para el 29° domingo durante el año, el obispo de Mar del Plata, monseñor Gabriel Mestre, tomó las palabras "maldad", "César" y "Dios", para explicar el Evangelio según San Mateo.

El obispo de Mar del Plata, monseñor Gabriel Mestre, acudió a sus habituales tres puntitos para reflexionar con el Evangelio del 29° domingo durante el año. “La maldad de los fariseos y herodianos”, “Den al César lo que es del César…” y “…den a Dios lo que es de Dios”, fueron las tres frases que utilizó esta semana.

Al comenzar aclaro que este Evangelio “ha sido objeto de muchas interpretaciones diversas a lo largo del tiempo de la Iglesia”, y que “no todas ellas de acuerdo con el sentido original que le da el Señor”. Por eso, explicó que en la doctrina social de la Iglesia interpreta los textos “en la Tradición Viva y en la dinámica de la analogía de la fe”.

La maldad de los fariseos y herodianos
Los protagonistas de este Evangelio tienen una actitud “mala, profundamente vil”. Ellos “se confabulan en contra de Jesús tendiéndole una verdadera trampa”, y a pesar de pertenecer a grupos antagónicos, “se unen para hacer el mal”. Su actitud es de “hablarle al Señor con palabras bonitas y aparentemente buenas cuando en realidad le quieren poner una trampa para acusarlo. Son actitudes de maldad, inautenticidad y de profunda bajeza humana y espiritual”.

“Den al César lo que es del César…”
En el segundo punto, monseñor Mestre comenzó a explicar la respuesta de Jesús a los fariseos y herodianos: “El César señala la independencia legítima que hay entre el poder civil y el religioso”. En este sentido, el obispo señaló que “la clave aquí es el respeto y la legítima independencia y autonomía del poder temporal y estatal con respecto a nuestra perspectiva religiosa u otra concepción espiritual”. Por eso, recomendó “proponer con firmeza los principios de la fe, pero sin imponer”, creciendo en el diálogo social.

“…den a Dios lo que es de Dios”
Finalmente, la frase “da sentido” cuando se completa, ya que “implica darle a Dios lo que es imagen de Dios”. El ser humano es imagen de Dios -dijo el obispo marplatense- por lo cual, “de aquí brota nuestra dignidad más profunda: somos imagen del mismo Dios”. Monseñor Mestre animó a “luchar con las armas de la paz del Evangelio para que la dignidad del ser humano, imagen de Dios, sea siempre cuidada, enaltecida y respetada”. Y aclaró que “no asumir este desafío de defensa de la dignidad humana según los designios de Dios, significaría caer en una actitud de profundo secularismo que desfigura el sentido de la belleza de la fe”.+