Jueves 26 de noviembre de 2020

Mons. Nannini animó a "reconocer la soberanía de Dios en nuestra vida"

  • 22 de octubre, 2020
  • San Miguel (Buenos Aires) (AICA)
El obispo de San Miguel celebró la misa del domingo 18 de octubre en la catedral de San Miguel Arcángel, y se centró en "lo más importante del Evangelio": "Dar a Dios lo que es de Dios".

El obispo de San Miguel, monseñor Damián Nannini, celebró la misa del domingo  29 del tiempo durante el año, en la catedral de San Miguel Arcángel. 

Al comenzar su homilía, el prelado describió el relato evangélico: “Jesús tuvo un ‘encontronazo’ con los fariseos y entonces se reunieron para ‘hacerle pisar el palito’. Parten de una mala intención”, aseguró y aunque “le dicen cosas muy lindas”, lo hacen con falsedad. 

Pero “Jesús se da cuenta que le tienden una trampa y les pide que le muestren una moneda”. En este momento, Jesús dirá la frase central del Evangelio. Monseñor Nannini se centró en la segunda parte: “Cuando Jesús dice ‘den a Dios lo que es de Dios’, hace una afirmación clave. El hombre ha sido creado a imagen de Dios. Por eso, a Dios le debemos todo, somos de Él y a Él le pertenecemos. Esto siempre es bueno recordarlo”, dijo el obispo. 

Más adelante dijo que “como ciudadanos, hacemos un pacto social para vivir en sociedad y en civilización. Hay un Estado que nos gobierna y genera sus leyes, para asegurarnos lo propio de una vida en sociedad”. Y agregó que “es legítimo que exista un Estado y exija un aporte para las cuestiones fundamentales de la sociedad”; sin embargo, aclaró que “nunca el Estado puede ponerse por encima del hombre de un modo absoluto”. 

Por otro lado, resaltó que “es importante reconocer la soberanía de Dios en nuestra vida, porque esto nos hace libres. Es nuestro creador entonces lo reconocemos y honramos”.  

Al recordar el día de la madre celebrado el domingo, monseñor Nannini expresó: “Siempre estaremos en deuda con nuestras madres por el don de la vida, por eso es muy oportuno que las honremos en este día, les tengamos respeto y aprendamos de ellas todo lo que nos dejan en herencia”.  

“El presente y el futuro del mundo pasa mucho por las madres, que nos permiten hacer un mundo mejor”, dijo el obispo al concluir, pidiendo al Señor que “nos las cuide y bendiga siempre”.+