Martes 20 de octubre de 2020

Mons. Ojea: "Dios nos llama a respetarnos más"

  • 20 de septiembre, 2020
  • San Isidro (Buenos Aires) (AICA)
"Respetarnos en el sentido de volver a mirar quiere decir mirar, respetar es volver a mirar una vez más", recordó el obispo de San Isidro en su reflexión dominical.

El obispo de San Isidro y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), monseñor Oscar Vicente Ojea, compartió su reflexión para este domingo a la luz de la parábola de los obreros de la viña.

“El Señor se identifica con este propietario que invita a los trabajadores a trabajar en su viña y sale a cualquier hora para invitarlos. Está preocupadísimo porque nadie quede sin trabajo y aquí podemos seguir las preguntas del propietario; la primera pregunta que se hace es: ¿cómo han estado acá sin hacer nada cuando salen los trabajadores de la última hora?”, planteó.

“Dice el papa (emérito) Benedicto que Dios es un propietario que no tolera la desocupación y ésta es la imagen de este propietario”, graficó, y recordó: “El trabajo nos ordena la vida, el trabajo le da sentido a la vida, y Dios lo quiere y nos ha creado para eso también”.

El prelado siguió desgranando el relato de la parábola: “Sabemos que los trabajadores de la primera hora, que habían arreglado en un denario, se ponen mal cuando ven que llama a los últimos y les paga lo mismo; sueñan que van a cobrar un poco más, pero esto no es así y protestan. Entonces viene la segunda pregunta que hace el propietario: yo soy justo contigo, ¿acaso no habíamos quedado en un denario? Este propietario es justo, cumple su palabra, cumple su promesa; porque Dios es así, es infinitamente justo".

Monseñor Ojea menciona también la tercera pregunta, la que se refiere directamente a la generosidad del propietario: ¿No tengo derecho a hacer lo que quiero con mis bienes? “Aquí aparece la generosidad de este padre Dios ¿por qué nos ponemos mal cuando a un hermano le va bien? ¿Por qué ese sentimiento de envidia, o de pensar que Dios no nos quiere por este motivo, o prefiere a otros antes que a nosotros? Dios nos ama a cada uno de nosotros con toda la capacidad de ser amados que tenemos, pero eso nos cuesta entenderlo”, subrayó.

“¿Por qué tomas a mal que yo sea bueno? El amor de Dios crea la bondad en las cosas. Él no nos quiere por nuestros méritos o porque valemos mucho, sino que Él crea nuestra bondad y esto nos llama a respetarnos más. Respetarnos en el sentido de volver a mirar (en latín espectar) quiere decir mirar, respetar es volver a mirar una vez más”, sostuvo.

“Si nos volvemos a mirar de verdad como creación de Dios; si volvemos a hacerlo saldremos de este momento tan pasional que estamos viviendo en el que la bronca y el enojo están tomando el último lugar y es bueno quedarnos un segundito contemplando la bondad de este propietario, que quiere el bien para todos y quiere que seamos hermanos de verdad”, concluyó.+