Jueves 18 de abril de 2024

Mons. Rossi llamó a los jóvenes a hacer creíble su fe a través de sus decisiones

  • 8 de agosto, 2023
  • Córdoba (AICA)
"Que no solo seamos convencidos sino que seamos convincentes, que nuestra vida realmente ayude a los demás allí donde Dios te ponga", planteó el arzobispo de Córdoba a la juventud arquidiocesana.
Doná a AICA.org

El arzobispo de Córdoba, cardenal electo Ángel Rossi SJ, presidió el sábado 5 de agosto la celebración eucarística que dio inicio a la peregrinación juvenil organizada por la arquidiócesis para acompañar la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) que se realizó en Lisboa.

Desde la parroquia Nuestra Señora de Fátima, los jóvenes partieron hacia el Seminario Mayor de Córdoba para unirse mediante una transmisión en vivo a la Vigilia de los Jóvenes en la capital lusa.

En su homilía, previo a la peregrinación, el futuro purpurado reflexionó sobre el pasaje del Evangelio que el Papa Francisco eligió como lema para la JMJ: “Es la Virgen que con prontitud se pone de pie y va a visitar a su prima Isabel”.

“Fíjense la misión más grande que ha habido sobre la tierra”, señaló el arzobispo cordobés, “que ha sido la Encarnación, la de ser mamá de Jesús, el Señor no se la encomendó a una persona mayor, sino que se le encomendó a una jovencita que se calcula -aunque no se puede probar exactamente- rondaría entre los 15, 16, 18 quizás… ni llegaba a los veinte años”.

Sobre este punto, monseñor Rossi indicó que el Señor a veces piensa distinto, y citó otro ejemplo: “¿Quién se quedó al pie de la cruz? San Juan y él era el más joven de todos, también rondaría supongamos los los veinte años, veintidós a los sumo”.

“Los momentos más fuertes del Señor, la Encarnación y el momento de la cruz, fueron protagonizados justamente por los jóvenes. El Señor confía en los jóvenes”, animó, planteando el desafío de estar a la altura de esa confianza.

También destacó que “el Papa nos remarca esta prontitud en levantarse para seguirlo el Señor, para dar una manito a quienes nos necesitan”.

“Peregrino es dejar de lado la rutina y ponernos en camino, salir de nuestros ámbitos de confort hacia un horizonte de sentido. Una invitación a emprender un viaje es la invitación a superarse a sí mismo, la invitación a ir más allá. Es decir, uno peregrina con una meta”, resumió.

Sobre este punto, destacó dos verbos que son propios de los peregrinos: buscar y arriesgar. “Buscar esa meta, buscar a quien nos necesite, buscar a quien nos está esperando, que es el Señor y es también nuestra gente. Y arriesgar, animarse al riesgo. Nos pide el Papa que sustituyamos los miedos por los sueños, lo propio de un joven justamente es soñar”, reflexionó.

También llamó a los jóvenes a hacer creíble su fe a través de sus decisiones: “Que no solo seamos convencidos sino que seamos convincentes, que nuestra vida realmente ayude a los demás allí donde Dios te ponga”.

Por último, monseñor Rossi señaló la importancia de “saber que vamos hacia el Señor y vamos hacia el servicio concreto donde Dios quiere ponernos a lo largo de la vida”. “Que seamos hombres y mujeres para los demás, no para nosotros mismos”, concluyó.+