Sábado 5 de diciembre de 2020

"Nos estamos jugando nuestro futuro, el futuro del país", advierte obispo nicaragüense

  • 7 de octubre, 2020
  • Matagalpa (Nicaragua)
El obispo de Matagalpa pide a los protagonistas políticos no provocar una fractura social mayor que la que ya existe

“Nicaragua está viviendo un momento muy delicado y complejo. Estamos jugando nuestro futuro, el futuro del país”, advirtió el obispo de Matagalpa (Nicaragua), monseñor Rolando Álvarez, durante una rueda de prensa, en referencia a los proyectos de ley sobre el “ciberdelito”, que según el prelado y otras voces que se han levantado tendría como objetivo “censurar y criminalizar las redes sociales y el periodismo”.

“Los protagonistas políticos no deben provocar una fractura social mayor que la que ya existe, y deben legislar pensando en el bien común, siguiendo la Constitución”, dijo monseñor Álvarez

El prelado señaló que “el pueblo es soberano, del que brota el poder político”, por eso “los responsables de las leyes deben escuchar con humildad al pueblo y conocer de cerca sus necesidades. Sin embargo, los proyectos de ley se aprobarán el 13 de octubre sin consultar a la sociedad civil”, lamentó.

Respecto a la propuesta de ley sobre ciberdelincuencia, el obispo advirtió: el Estado debe tener “mucho cuidado de no vulnerar las libertades fundamentales y los derechos humanos universales, como el derecho a informar verazmente y el derecho a expresar libremente sus pensamientos”.

La advertencia del obispo de Matagalpa se une a la del obispo de Estelí y portavoz de la Conferencia Episcopal Nicaragüense (CEN), monseñor Abelardo Mata, que la semana pasada criticó duramente la propuesta del presidente, Daniel Ortega, sobre los últimos proyectos de ley porque suprimen los derechos humanos y políticos de la ciudadanía.

Campaña Donación AICA

“Estas leyes no tienen peso porque están viciadas por su origen, porque Ortega está en el poder de manera ilegítima”, insistió monseñor Mata, reiterando que todo lo que hace Ortega en la legislación “es un abuso, una aberración jurídica, porque un gobierno no puede quitar derechos civiles y políticos, no puede estar por encima de lo que reconoce nuestra Constitución”.

Desde que ingresó al Parlamento la propuesta de ciberdelito, varias organizaciones opuestas al régimen de Daniel Ortega y periodistas independientes han denunciado que esta ley busca silenciar las voces críticas, pues establece penas de prisión para ciudadanos que, desde su punto de vista, difunden noticias que se creen falsas “a través de las tecnologías de la información y la comunicación”.

Las redes sociales han jugado un papel decisivo en lo que se denomina la “insurrección pacífica” en Nicaragua, iniciada a mediados de abril de 2018 por estudiantes universitarios luego seguido por toda la población. Cientos de jóvenes, convocados por las redes sociales, comenzaron a manifestarse frente a una universidad y luego en las calles de Managua. 

Después de la violenta reacción del gobierno, los jóvenes comenzaron, nuevamente a través de las redes sociales, a fotografiar y grabar la represión, compartiendo las imágenes con quienes no sabían lo que estaba pasando. En pocas horas toda la población tenía fotos o videos de la violencia en sus teléfonos. 

Las redes sociales en Nicaragua se han convertido en el medio por excelencia en la actualidad. +