Miércoles 2 de diciembre de 2020

Papa: La vida siempre asombra y debe ser defendida y protegida

  • 20 de mayo, 2020
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El Santo Padre Francisco durante la audiencia general de hoy, continuó con su ciclo de catequesis dedicada a la oración. Hoy centró su meditación en el tema: "El misterio de la creación"

“La vida, a pesar de todas sus fatigas y pruebas, a pesar de sus días difíciles, está llena de una gracia por la que maravillarse, y como tal, siempre debe ser defendida y protegida”, explicó esta mañana el Santo Padre Francisco durante la audiencia general celebrada en la Biblioteca Vaticana, continuando con el ciclo de catequesis dedicada a la oración. Hoy centró su meditación en el tema: “El misterio de la creación”.



Francisco habló del "misterio de la creación". La vida, el simple hecho de que existimos, dijo, abre el corazón del hombre a la oración”. "La belleza y el misterio de la creación generan en el corazón del hombre el primer movimiento que despierta la oración".



“La oración del hombre está estrechamente relacionada con el sentimiento de asombro. La grandeza del hombre es infinitesimal en comparación con el tamaño del universo. Sus mayores logros parecen muy poco. Pero el hombre no es nada. En la oración, se afirma un sentimiento de misericordia. Nada existe por casualidad: el secreto del universo radica en una mirada benevolente que alguien cruza en nuestros ojos. El Salmo dice que somos hechos poco menos que un Dios, somos coronados de gloria y honor. La relación con Dios es la grandeza del hombre: su entronización”.



“Por naturaleza no somos casi nada, pequeños, hoy somos, mañana no, pero por vocación somos hijos del gran Rey. Es una experiencia que muchos de nosotros hemos tenido. Si la historia de la vida, con toda su amargura, a veces corre el riesgo de sofocar en nosotros el don de la oración, solo la contemplación de un cielo estrellado, una puesta de sol, una flor, para reavivar la chispa de la acción de gracias. Esta experiencia es quizás la base de la primera página de la Biblia”.



“Cuando se elabora el gran relato bíblico de la Creación, el pueblo de Israel no atraviesa días felices. Un poder enemigo había ocupado la tierra; muchos habían sido deportados, y ahora se encontraban esclavos en la Mesopotamia. No había más patria, ni templo, ni vida social y religiosa, nada. Sin embargo, a partir de la gran historia de la Creación, alguien comienza a encontrar razones para dar gracias, alabar a Dios por su existencia. La oración es la primera fuerza de la esperanza. Oras y la esperanza crece, yo diría que la oración abre la puerta a la esperanza”.



“Los hombres y las mujeres que rezan saben que la esperanza es más fuerte que el desánimo. Creen que el amor es más poderoso que la muerte, y que ciertamente triunfará algún día, incluso en tiempos y formas que no conocemos. Los hombres y mujeres de oración usan reflejos de luz en sus rostros: porque, incluso en los días más oscuros, el sol no deja de iluminarlos. Incluso en tiempos de dolo”.



“Todos somos portadores de alegría. Todos somos capaces de traer alegría. Esta vida es el regalo que Dios nos ha dado: y es demasiado corta para consumirla con tristeza”.



“Alabamos a Dios, simplemente felices de existir. Miramos al universo, a las bellezas, a sentir esa inquietud que conduce a la oración”. Somos los hijos del gran Rey, capaces de leer su firma en toda la creación”, concluyó Francisco.



Al saludar a los fieles de nuestro idioma que siguieron esta catequesis a través de los medios de comunicación el Papa, antes de bendecirlos, les manifestó su esperanza:



“Que Jesús resucitado, con la fuerza de su Espíritu Santo, nos haga portadores de alegría, afiance en nosotros la esperanza y también la certeza de que el amor es más fuerte que la muerte y que triunfa siempre”. +

Campaña Donación AICA