Jueves 18 de abril de 2024

Parolin: El ataque a Israel es 'inhumano' y su defensa no debería dañar a los civiles

  • 13 de octubre, 2023
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
"La Santa Sede está, como siempre, dispuesta a cualquier mediación necesaria", afirmó el cardenal secretario de Estado del Vaticano, casi una semana después del ataque terrorista contra Israel.
Doná a AICA.org

El cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado del Vaticano habló con los medios vaticanos sobre el estallido de la guerra en Tierra Santa, afirmando que la prioridad es la liberación de los rehenes y que la Santa Sede está dispuesta a mediar. A seis días del atentado terrorista contra Israel, calificó de "inhumano" el ataque del pasado sábado.

En la entrevista con VaticanMedia, también reiteró el llamamiento del Papa Francisco para la liberación de todos los rehenes retenidos por Hamás y pidió proporcionalidad en la legítima defensa de Israel.

El cardenal expresó su preocupación por las víctimas civiles en Gaza debido a los bombardeos y subrayó que a pesar de los acontecimientos en curso, una paz verdaderamente justa requiere una solución de dos Estados, "que permita a palestinos e israelíes vivir uno al lado del otro en paz y seguridad".

- Su Eminencia, todos los conflictos son terribles, pero como supimos el sábado pasado, hubo un aumento de crueldad sin precedentes. Estamos siendo testigos de una pérdida total de humanidad. ¿Cree que todavía hay margen para evitar lo peor?
- El ataque terrorista llevado a cabo por Hamás y otras milicias el pasado sábado contra miles de israelíes que se disponían a celebrar el día de Simjat Torá, cerrando la semana de la festividad de Sucot, es inhumano. La Santa Sede expresa una condena total y firme.

Además, nos preocupan los hombres, mujeres, niños y ancianos que se encuentran como rehenes en Gaza. Expresamos nuestra solidaridad con las familias afectadas, la gran mayoría de las cuales son judías, y rezamos por ellas, por los que aún están en shock, por los heridos.

Es necesario recuperar el sentido de la razón, abandonar la lógica ciega del odio y rechazar la violencia como solución. Es derecho de quienes son atacados defenderse, pero incluso la legítima defensa debe respetar el parámetro de proporcionalidad.

No sé cuánto espacio para el diálogo puede haber entre Israel y la milicia de Hamás, pero si lo hay (y esperamos que lo haya) debería llevarse a cabo de inmediato y sin demora. Esto es para evitar un mayor derramamiento de sangre, como está sucediendo en Gaza, donde los ataques del ejército israelí han causado muchas víctimas civiles inocentes.

-No hay paz que no sea justa. ¿Cómo se articula hoy este llamado a la justicia para ambas partes en conflicto?
-La paz sólo puede basarse en la justicia. A los latinos les gustaba decir: "Opus iustitiae pax", no puede haber paz entre los hombres sin justicia. Me parece que la mayor justicia posible en Tierra Santa es la solución de dos Estados, que permitiría a palestinos e israelíes vivir uno al lado del otro en paz y seguridad, satisfaciendo las aspiraciones de la mayoría.

Esta solución, que cuenta con el apoyo de la comunidad internacional, a algunos, de ambas partes, les parece que ya no es viable. Para otros, nunca lo fue. La Santa Sede está convencida de lo contrario y sigue apoyándolo.

Ahora bien, ¿qué es justo? Es justo que los rehenes sean devueltos inmediatamente, incluso los que están en poder de Hamás desde conflictos anteriores. En este sentido, renuevo con fuerza el llamamiento sentido que ha hecho y repetido el Papa Francisco en estos últimos días. Lo que pasa es que, en legítima defensa de Israel, las vidas de los civiles palestinos que viven en Gaza no deben correr peligro. Es justo -de hecho, esencial- que en este conflicto, como en cualquier otro, se respete plenamente el derecho humanitario.

-El Papa Francisco, al final de la audiencia general de este miércoles, hizo un llamamiento a la liberación de los rehenes y pidió que se perdonen las vidas de los inocentes. ¿Ve margen para una iniciativa diplomática por parte de la Santa Sede, similar a la que se emprendió para el conflicto entre Rusia y Ucrania?
-Sí, la liberación de rehenes israelíes y la protección de vidas inocentes en Gaza están en el centro del problema creado por el ataque de Hamás y la respuesta del ejército israelí. Ellos están en el centro de todas nuestras preocupaciones: el Papa y toda la comunidad internacional.

La Santa Sede está, como siempre, dispuesta a cualquier mediación. Mientras tanto, intentamos utilizar los canales que ya están abiertos. Sin embargo, cualquier mediación para poner fin al conflicto debe tener en cuenta una serie de elementos que hacen que el tema sea muy complejo y articulado, como la cuestión de los asentamientos israelíes, la seguridad y la cuestión de la ciudad de Jerusalén.

Se puede encontrar una solución en el diálogo directo entre palestinos e israelíes, alentado y apoyado por la comunidad internacional, aunque ahora será más difícil.

-En dos entrevistas recientes concedidas a L'Osservatore Romano por el Presidente palestino Mahmoud Abbas y el Presidente israelí Isaac Herzog, ambos expresaron su aprecio por las constantes palabras de paz que provienen de la minoría cristiana de Tierra Santa, que es la "sal" de esta tierra. Sin embargo, los cristianos están atrapados por el conflicto y en una situación de sufrimiento. Es motivo de preocupación la situación de la pequeña comunidad cristiana de Gaza, que corre peligro de extinción. ¿Cómo se puede ayudar concretamente ahora a los cristianos de Tierra Santa?
.Ante todo, con oración y apoyo espiritual y material. Estas palabras mías quieren ser una afirmación renovada de la afectuosa cercanía del Papa y de la Santa Sede. Los cristianos son una parte esencial de la tierra donde Jesús nació, vivió, murió y resucitó.

Nadie puede imaginar Palestina o Israel sin una presencia cristiana, que ha estado ahí desde el principio y estará ahí para siempre. Es cierto que la pequeña comunidad católica de Gaza, unas 150 familias, está sufriendo inmensamente. Cuando un miembro sufre, toda la Iglesia sufre, y por eso todos sufrimos. Sabemos que se han reunido en la parroquia. El párroco no pudo regresar y permanece en Belén. Todo está paralizado, paralizado, como presa del miedo y la ira.

Oremos por los israelíes; oremos por los palestinos; Oremos por cristianos, judíos y musulmanes: Por la paz de Jerusalén, oremos... Por el bien de mis hermanos y amigos digo: 'La paz esté con ustedes'. Por la casa del Señor, Dios nuestro, ruego por su bien” (Salmo 122:6-9).+