Domingo 29 de noviembre de 2020

Piden que se proclame a san Juan Pablo II Doctor de la Iglesia y patrono de Europa

  • 23 de octubre, 2019
  • Varsovia (Polonia) (AICA)
El presidente del episcopado polaco pidió al papa que proclame a San Juan Pablo II Doctor de la Igle

El arzobispo de Poznan y presidente del episcopado polaco, monseñor StanisÅ?aw GÄ?decki, en nombre de la Conferencia Episcopal de Polonia, pidió al papa Francisco que proclame a San Juan Pablo II Doctor de la Iglesia y patrono de Europa. La solicitud fue respaldada por el cardenal StanisÅ?aw Dziwisz durante el Congreso del Movimiento Europa Christi el 22 de octubre en Varsovia.



En 2020, se celebrará el centenario del nacimiento de San Juan Pablo II y el 15 aniversario de su muerte. En relación con estas importantes recurrencias para la Iglesia en Polonia y para la Iglesia universal, el arzobispo StanisÅ?aw GÄ?decki recordó que “el pontificado del Papa polaco estuvo lleno de decisiones revolucionarias y acontecimientos importantes que cambiaron la faz del papado e influyeron en el curso de la historia europea y mundial”. En este sentido, el presidente del episcopado polaco se dirigió al papa Francisco pidiéndole que proclamara a San Juan Pablo II Doctor de la Iglesia y patrono de Europa.



Los motivos de la solicitud

“La riqueza del pontificado de San Juan Pablo II -llamado por muchos historiadores y teólogos Juan Pablo II el Grande- nació de la riqueza de su personalidad: poeta, filósofo, teólogo y místico, que se logró en muchas dimensiones, a partir del trabajo pastoral y desde la enseñanza, la guía de la Iglesia universal, hasta el testimonio personal de la santidad de la vida”, escribió el arzobispo GÄ?decki al papa Francisco.



También enfatizó que el gran éxito del pontificado de San Juan Pablo II fue su contribución a la restauración de la unidad en Europa, después de más de cincuenta años de división simbolizada por el Muro de Berlín.



El presidente del episcopado polaco señaló que “después de la proclamación unificadora y cultural del Evangelio por los santos Cirilo y Metodio y San Adalberto, más de mil años después, los frutos de sus actividades, no solo sociales sino también religiosas, encontraron su protector y contingente en la persona del papa polaco”.



El legado de San Juan Pablo II seguirá siendo un elemento esencial de un proyecto de renovación cultural a escala mundial.



El cardenal StanisÅ?aw Dziwisz, en su discurso en el Congreso del Movimiento “Europa Christi”, apoyó la solicitud del arzobispo StanisÅ?aw GÄ?decki dirigida al papa Francisco. Hizo hincapié en que el papa polaco debería ser reconocido como Doctor de la Iglesia y patrono de nuestro hogar europeo.



“El legado del papa Wojtyla es una síntesis rica, multifacética y original de varias líneas de pensamiento. No hay duda de que sigue siendo, y seguirá siendo durante mucho tiempo, un elemento esencial de un proyecto de renovación cultural a escala mundial. En mi opinión “Estas son al mismo tiempo las razones principales por las que Juan Pablo II debería ser reconocido como Doctor de la Iglesia y copatrono de nuestro hogar europeo”, dijo el cardenal.



El cardenal Dziwisz señaló que este proyecto no es una solicitud de un simple regreso al pasado. “El pensamiento de Juan Pablo II es absolutamente moderno, original y creativo, pero al mismo tiempo sigue siendo noblemente clásico. El difícil equilibrio de Wojtyla entre tradición y modernidad ha traído un soplo de gran frescura a la vida de la Iglesia y en el espacio universal de la cultura, la política y la ciencia en general, y desde este punto de vista, el Papa se ha convertido en un verdadero maestro y médico de la Iglesia, y por lo tanto en un guardián fundamental de los valores europeos, que constituyen la base irreemplazable de la civilización contemporánea”.



“El papa Wojtyla no solo es un gran Doctor de la Iglesia contemporánea, sino también un gran patrono de Europa, dijo el cardenal Dziwisz, que tiene mucho que decir a los creyentes y no creyentes. En tiempos difíciles y complejos como el nuestro, su intercesión ante Dios, de quien el cardenal Ratzinger nos aseguró tan bien en la homilía funeraria, es un apoyo formidable para todos los hombres de buena voluntad, y el legado que nos ha dejado en sus escritos representa un mapa completo de la dirección correcta del camino común hacia un mundo mejor es seguir y llegar a la reunión final con el Señor”. +