Lunes 20 de mayo de 2024

Quilmes: misa diocesana por el Cura Brochero y Mama Antula

  • 19 de marzo, 2024
  • Quilmes (Buenos Aires) (AICA)
"En tiempos difíciles", el obispo local, Mons. Carlos Tissera, invitó a seguir el ejemplo de amor por su gente del primer santo y la primera santa argentina.
Doná a AICA.org

Con el lema “En tiempos difíciles celebramos la fe con el Cura Brochero y Mama Antula”, el obispo de Quilmes, monseñor Carlos Tissera, celebró, el sábado 16 de marzo en la capilla del Obispado, la misa en honor al santo y la santa argentinos. 

Concelebró la Eucaristía el obispo auxiliar, monseñor Eduardo Redondo; el obispo emérito de Río Gallegos, monseñor Juan Carlos Romanín SDB; el vicario general de la diócesis, presbítero Lucio Carvhalo Rodrigues; y el sacerdote Lautaro Belloniy.

En la homilía, monseñor Tissera recordó que “nosotros recalcamos y celebramos, en el santo Cura Brochero, “el gran amor por su gente de un hombre enamorado de Jesús, que lo hizo presente donde le tocó vivir en su tiempo”.

Si bien reconoció que “muchas de sus prácticas o cosas, quizá puedan ser ahora vistas de un modo diferente, porque es otro el tiempo y la época, de todas maneras no se nos escapa la esencia de su ser cura, que quiere decir 'el que cuida', y realmente él cuidó de su gente, y ha habido testigos de su obra, que fueron los habitantes que mantuvieron viva su memoria y sus obras, que llevaron con los años a su conocimiento”.

Por otra parte, monseñor Redondo recordó que Mama Antula “era una mujer guapa, corajuda, era una mujer que no se entregaba fácilmente, y por eso es que buscó de mil maneras hacer que los buenos, los malos, los ricos y pobres pudieran conocer a Jesús”.

“Ella se valió de todo y de todos para poder llegar a todos, comenzando siempre por los últimos, por el que está caído, por el que está al lado del camino, por el que está roto. Ella no tenía otra misión que mostrarles el camino para descubrir a Jesús y, viviendo esta experiencia con Jesús, que nace en el corazón, hacerles descubrir que, realmente, siguiendo a Jesús hay otro mundo que es posible vivir”, subrayó.

Monseñor Redondo aseguró que, “en medio de tantas dificultades y miserias que hoy nos toca vivir, la santa Mama Antula nos quiere regalar esta experiencia, como nuestro santo Cura Brochero. En tiempos difíciles, queremos seguir a Jesús”.

Finalmente, animó a “encontrar las herramientas que nacen del corazón para seguir a Jesús, celebrando, rezando, trabajando, comprometiéndonos para ser presencia del Reino en medio de nuestra vida, familias y comunidades”.+