Lunes 25 de enero de 2021

Repercusiones tras el referendo del aborto en Irlanda

  • 29 de mayo, 2018
  • Dublín (Irlanda)
La República de Irlanda realizó el pasado viernes 25 de mayo un referendo para conocer la opinión de los ciudadanos en torno a la legalización del aborto. Los representantes de la Iglesia expresaron tristeza ante el resultado de más de un 66% de la población que apoyó el aborto.
El 66% de los irlandeses dio su voto positivo al referendo en favor de reformar la Constitución para permitir la legalización del aborto. Así lo votaron el viernes 25 de mayo. Con esta decisión, el gobierno de Irlanda podrá modificar las leyes para permitir el aborto hasta las 12 semanas de gestación, llegando hasta 24 en algunos casos.

El sábado 26, la Comisión encargada del conteo dio a conocer que un 66,4% de votantes apoyó la derogación de la Octava Enmienda de la Constitución, que protege el derecho a la vida de la madre y del niño por nacer, mientras que el 33,6% votó para que se mantuviera.

La Octava Enmienda fue aprobada en 1983 con un 67% de los votos y señala: "El Estado reconoce el derecho a la vida del no nacido y, con el debido respeto al mismo derecho a la vida de la madre, garantiza en sus leyes el respeto y, hasta donde sea practicable con sus normas, defiende y reivindica ese derecho".

Monseñor Kevin Doran, obispo de Elphin, expresó el gran malestar que ha causado en la Iglesia el resultado de esta votación y, al mismo tiempo, destacó la sorpresa que han experimentado al conocer que una significativa mayoría de ciudadanos se declaró a favor del aborto. La comunidad "está muy triste" y declaró: "Con la aprobación del aborto NO se ayuda a la mujer".

Y prosiguió: "El error de esta decisión consiste en no reconocer la cuestión de la integridad del ser humano; y en no admitir que la mejor respuesta, no sólo para los niños sino también para las mujeres, es ofrecerles el apoyo, tanto moral como práctico, porque el aborto no es una "opción forzada".

Por su parte, monseñor Brendan Leahy, obispo de Limerick, expresó: "La Iglesia atesora la vida por encima de todo y también en el vientre materno. Incluso antes del referendo eso era un valor esencial y sigue siendo así. El resultado, en ese sentido, es profundamente lamentable y escalofriante".

Para monseñor Diarmuid Martin, arzobispo de Dublín, el resultado del referendo también es una "especie de evaluación de la Iglesia". El prelado explicó que "muchos verán los resultados del referendo como un indicador de que la Iglesia Católica en Irlanda es vista con indiferencia y con un rol marginal en la formación de la cultura irlandesa". "Ser provida significa redescubrir radicalmente en todas nuestras vidas un amor especial por los pobres que es la marca de los seguidores de Jesús", subrayó el arzobispo.

El grupo "Save the 8th campaign" ("Salva la octava enmienda"), que lucha por la vida en Irlanda, indicó que seguirán en su lucha por el derecho a la vida. "Cada vez que un no nacido sea asesinado en Irlanda nos opondremos a ello y haremos que nuestras voces se escuchen", agregó.+

Campaña Donación AICA