Domingo 25 de octubre de 2020

Rutilio Grande y Carlo Acutis: Dos nuevos beatos para la Iglesia

  • 22 de febrero, 2020
El papa Francisco recibió ayer, viernes 21 de febrero, al cardenal Angelo Becciu, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos y autorizó al Dicasterio a promulgar los decretos a través de los cuales el sacerdote jesuita Rutilio Grande, junto con dos compañeros laicos asesinados con él en 1977 por odio a la fe en El Salvador, y el joven italiano Carlo Acutis, que falleció de leucemia a los 15 años, serán beatificados.

Tras reunirse el 21 de febrero con el prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, cardenal Angelo Becciu, el Pontífice reconoció el martirio de los Siervos de Dios Rutilio Grande García, sacerdote profeso de la Compañía de Jesús, y 2 compañeros, laicos, asesinados en El Salvador, por odio a la Fe, el 12 de marzo de 1977; y del joven italiano Carlo Acutis, que falleció de leucemia a los 15 años.



Este 12 de marzo se cumplen 43 años del martirio del padre Rutilio Grande y sus dos compañeros laicos: Manuel Solórzano, de 62 años, y Nelson Rutilio, de 15. El hecho ocurrió en la ruta hacia El Paisnal en El Salvador, cuando se dirigían a celebrar la eucaristía. En el camino fueron emboscados y el vehículo donde se conducían fue ametrallado.



Por su parte, el joven Carlo Acutis, quien desde que recibió su primera comunión, a los siete años, hasta su repentina enfermedad y fallecimiento, a los quince, asistió a misa diaria y practicó las virtudes de la caridad cristiana. Un caso extraordinario de fe temprana. Murió de leucemia en plena adolescencia, pero siempre vivió “con Jesús, para Jesús y en Jesús”. Y aunque a muchos parezca extraño, ya había cumplido su proyecto de vida: “Estar siempre unido a Jesús”.



Asimismo, el Santo Padre aprobó los milagros atribuidos a la intercesión de la beata María Francesca di Gesù (nacida Anna Maria Rubatto), fundadora de las Hermanas Terciarias Capuchinas de Loano; nacida en Carmagnola (Italia) el 14 de febrero de 1844 y fallecida en Montevideo (Uruguay) el 6 de agosto de 1904; y del beato Lázaro, llamado Devasahayam, laico, mártir; nacido el 23 de abril de 1712 en la aldea de Nattalam (India) y asesinado, por odio a la fe, en Aralvaimozhy (India) el 14 de enero de 1752.



Por último, el Papa aprobó los Decretos con los que se reconocen las virtudes heroicas de los siguientes Siervos de Dios:



Emilio Venturini, sacerdote diocesano, fundador de la Congregación de las Hermanas Siervas de los Dolores; nacido en Chioggia (Italia) el 9 de enero de 1842 y muerto allí el 1 de diciembre de 1905.



Pirro Scavizzi, sacerdote diocesano; nacido en Gubbio (Italia) el 31 de marzo de 1884 y muerto en Roma el 9 de septiembre de 1964.



Emilio Recchia, sacerdote profeso de la Congregación de los Estigmas de Nuestro Señor Jesucristo; nacido en Verona (Italia) el 19 de febrero de 1888 y muerto allí el 27 de junio de 1969.



Mario Hiriart Pulido, laico; nacido en Santiago de Chile (Chile) el 23 de julio de 1931 y muerto en Milwaukee (Estados Unidos de América) el 15 de julio de 1964. +