Miércoles 25 de noviembre de 2020

Sobre la situación de un sacerdote dominico en el colegio Newman

  • 8 de noviembre, 2017
  • San Isidro (Buenos Aires) (AICA)
A raíz de ciertas acusaciones contra fray Luis Federico Lenzi OP, de la provincia argentina de San Agustín, la Orden de Predicadores comunicó que, tras una investigación interna, se dieron por concluidas las tareas pastorales del fraile en el colegio Cardenal Newman, de San Isidro.
La orden de Predicadores envió un comunicado en el que informa que, debido a ciertas acusaciones, fray Luis Federico Lenzi OP, perteneciente a la provincia argentina de San Agustín fue separado de sus tareas pastorales.

Las acusaciones fueron recibidas por los directivos del colegio Cardenal Newman, donde se desempeñaba el padre Lenzi, y tras una investigación interna se determinó apartarlo preventivamente de sus funciones, y luego dar por concluidas sus tareas pastorales, por no cumplir con el código de conducta de la institución.

En el comunicado, firmado por el prior provincial, fray Javier María Pose OP, la Orden de Predicadores lamentó lo sucedido y renovó su compromiso de vivir el ministerio con coherencia y fidelidad, destacando el accionar eficaz de las autoridades del colegio, que priorizaron el cuidado de los alumnos.

Texto del comunicado
Comunicación en relación con la situación de fray Luis Federico Lenzi OP

Hace algunos días fuimos informados por los directivos del Colegio Cardenal Newman de ciertas acusaciones que habían recibido en relación con fray Luis Federico Lenzi, fraile dominico de nuestra Provincia. La investigación interna del colegio concluyó que fray Luis Federico no había respetado, en el trato con los alumnos, el código de conducta de la institución. Por estas razones, como es de público conocimiento, el colegio decidió dar por concluidas sus tareas pastorales. En cumplimiento de nuestras propias normas fray Luis Lenzi ha sido apartado preventivamente de toda tarea pastoral en relación con menores.

Los frailes dominicos de la Provincia Argentina de San Agustín lamentamos profundamente lo sucedido y renovamos nuestro compromiso de vivir nuestro ministerio con la coherencia y fidelidad que se esperan de nosotros. Valoramos positivamente que las autoridades del colegio hayan actuado con prontitud, poniendo en primer lugar el cuidado de sus alumnos. Las tristes experiencias vividas en toda la Iglesia nos han enseñado que hay que evitar incluso aquellas actitudes que se puedan prestar a una mala interpretación y puedan poner en riesgo nuestra vida religiosa y la credibilidad de nuestro ministerio.

Buenos Aires, 7 de noviembre de 2017

Fr. Javier María Pose OP
Prior provincial