Martes 28 de mayo de 2024

Viernes Santo: El Papa presidió la celebración de la Pasión del Señor

  • 29 de marzo, 2024
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Al igual que otros años, el predicador de la Casa Pontificia, cardenal Raniero Cantalamessa OFM Cap, pronunció la homilía.
Doná a AICA.org

El Papa Francisco participó, este Viernes Santo, de la liturgia de la Pasión del Señor en la basílica de San Pedro, en la que escuchó al predicador de la Casa Pontificia, cardenal Raniero Cantalamessa OFM Cap, quien expresó que “Jesús no vino a retocar y perfeccionar la idea que los hombres tienen de Dios, sino a trastocarla y mostrarles su verdadero rostro con su muerte en la cruz”. 

En la cruz, dijo Cantalamessa Jesús respeta la libre elección de los hombres y elige anularse a sí mismo, lección para los poderosos de la tierra. Del triunfo de la resurrección una invitación a toda la humanidad a confiarse a él: los ancianos, los encarcelados por su fe, las mujeres víctimas de la violencia.

Sólo cuando Él sea levantado en la cruz, de hecho, sabremos lo que "Él es", en un sentido absoluto y metafísico. Lo reiteró en su homilía el predicador de la Casa Pontificia, inspirado en lo que Jesús reveló a los fariseos en el Evangelio de Juan: "Cuando hayan resucitado el Hijo del Hombre, entonces sabrán que yo soy".

En la cruz el respeto de la libertad de los hombres
Jesús vino para "derrocar" la idea de Dios, pero, subraya el cardenal, "la idea de Dios que Jesús vino a cambiar, desgraciadamente todos la llevamos dentro de nosotros, en nuestro inconsciente", porque "podemos hablar de un único Dios, espíritu puro, ser supremo", pero es difícil verlo "en la aniquilación de su muerte en la cruz". 

Para comprender esto, es necesario reflexionar sobre el verdadero significado de la omnipotencia de Dios: “Frente a las criaturas humanas”, explica el cardenal Cantalamessa, Dios se encuentra “privado de cualquier capacidad, no sólo constrictiva, sino también defensiva. No puede intervenir con autoridad para imponerse a ellos. No puede hacer otra cosa que respetar, hasta el infinito, la libre elección de los hombres.

"El verdadero rostro de su omnipotencia, pues, se revela “en su Hijo que se arrodilla ante los discípulos para lavarles los pies; en aquel que, reducido a la impotencia más radical en la cruz, continúa amando y perdonando, sin condenar jamás".

Anularse, no presumir
La verdadera omnipotencia de Dios, por tanto, “es la impotencia total del Calvario”. De hecho, se necesita "poco poder para lucirse", pero "se necesita mucho, para dejarse de lado, para borrarse". “¡Qué lección para nosotros que, más o menos conscientemente, siempre queremos lucirnos!”, reitera el cardenal, “¡qué lección sobre todo para los poderosos de la tierra! Para aquellos entre ellos que ni remotamente piensan en servir, sino sólo en el poder por el poder".

El triunfo de la resurrección misma, "definitiva e irresistible", se diferencia de la pompa de la de los emperadores o del "triunfo de la Santa Iglesia" del que se hablaba en el pasado. 

“La resurrección”, dijo, “ocurre en misterio, sin testigos”. Si bien su muerte es vista por una gran multitud y por las más altas autoridades políticas y religiosas, "una vez resucitado, Jesús se aparece sólo a unos pocos discípulos, fuera de los focos". En efecto, después de haber sufrido, "no debemos esperar un triunfo exterior, visible, como la gloria terrena. ¡El triunfo se da en lo invisible y es de orden infinitamente superior porque es eterno! Los mártires de ayer y de hoy son prueba de ello".

La omnipotencia del amor
"No es una venganza que humilla a sus adversarios", explicó Cantalamessa, porque "cualquier venganza sería incompatible con el amor que Cristo quiso testimoniar a los hombres con su pasión". Sus palabras en la cruz lo reiteran: “Vengan a mí todos los que están cansados y fatigados, y yo les haré descansar”. 

“Quien no tiene una piedra sobre la que reclinar su cabeza, quien fue rechazado por los suyos, condenado a muerte”, concluye el predicador de la Casa Pontificia, “se dirige a toda la humanidad, de todos los lugares y de todas las veces". Todos, nadie excluido: "los ancianos, los enfermos y los solos", aquellos a quienes "el mundo permite morir en la pobreza, el hambre o bajo las bombas", aquellos que por su fe en Él o por su lucha por la libertad languidecen en una prisión. celular”, la mujer víctima de violencia. Al renunciar a la idea humana de omnipotencia, mantiene intacta la suya propia, que es la omnipotencia del amor.+