Jueves 13 de agosto de 2020

Card. Parolin pide a los medios que den cuenta de la persecución religiosa existente

  • 5 de abril, 2019
  • Roma (Italia) (AICA)
"A pesar de la fuerte protección que la libertad religiosa tiene en el marco del derecho internacional, seguimos siendo testigos de graves violaciones de este principio fundamental que suele ocurrir con impunidad y que, a veces, recibe poca o ninguna atención de los medios", expresó el Secretario de Estado del Vaticano, cardenal Pietro Parolin, en un simposio sobre libertad religiosa celebrado, el 3 de abril, en la embajada de los Estados Unidos ante la Santa Sede.
Durante su intervención en un simposio sobre libertad religiosa celebrado, el 3 de abril, en la embajada de los Estados Unidos ante la Santa Sede, el Secretario de Estado del Vaticano, cardenal Pietro Parolin, condenó el continuo abuso contra el derecho a la libertad religiosa en muchas partes del mundo, por lo que instó a los medios de comunicación a resaltar la persecución religiosa donde sea que suceda.

La defensa del derecho internacional a la libertad religiosa fue el punto central del simposio "Juntos para defender la libertad religiosa internacional" (Stand Together to Defend International Religious Freedom). Una importante iniciativa promovida por la propia embajada junto con #StandTogether Project: una plataforma digital, inclusiva y ecuménica, creada para dar voz a todos los cristianos que viven en situaciones de discriminación o persecución.

La reunión fue inaugurada por la embajadora de los Estados Unidos ante la Santa Sede, Callista L. Gingrich, y contó con la presencia de diplomáticos, líderes religiosos, representantes de la sociedad civil y del mundo académico.

Las intervenciones hablaron del papel que desempeña la prensa a la hora de llamar la atención sobre la cuestión de la libertad religiosa y profundizaron en la necesidad de lograr un enfoque de colaboración para detener el aumento de la persecución religiosa en el mundo.

Paolo Ruffini, prefecto del Dicasterio para la Comunicación de la Santa Sede, expuso sobre el tema de la sensibilización de la opinión pública a través de los medios de comunicación acerca de la persecución religiosa y el cardenal Pietro Parolin fue el encargado de pronunciar el discurso final.

"A pesar de tantos esfuerzos para promover y reforzar el derecho humano fundamental de libertad religiosa, actualmente estamos presenciando un deterioro continuo, incluso podríamos hablar de un asalto a este derecho inalienable en muchas partes del mundo", dijo el Cardenal Pietro Parolin.

El purpurado dijo a los asistentes que la realidad de la persecución religiosa global es usualmente ignorada.



"A pesar de la fuerte protección que la libertad religiosa tiene en el marco del derecho internacional, incluyendo su clara presentación en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, así como en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, seguimos siendo testigos de graves violaciones de este principio fundamental que suele ocurrir con impunidad y que, a veces, recibe poca o ninguna atención de los medios", expresó.

El Secretario de Estado Vaticano destacó la importancia de los periodistas en la defensa de la libertad religiosa y dijo que "aumentar la conciencia pública sobre la realidad de la persecución religiosa, particularmente a través de la rapidez de los medios digitales que tenemos disponibles, sigue siendo un paso útil para abordar las violaciones" a este derecho.

El cardenal dijo que "aquellos involucrados en el área de los medios de comunicación y las comunicaciones sociales deben sacar a la luz las realidades que amenazan el bien común de la familia humana".

También se refirió al aumento de los "nuevos derechos" en una cultura que ha perdido de vista las raíces de la naturaleza humana en la ley natural.

"El apoyo de principios de la ley natural, la familia y los problemas de la vida por parte de creyentes religiosos está siendo atacado", advirtió el purpurado. Asimismo, señaló que la sociedad secular no considera a las creencias religiosas como parte esencial de la naturaleza humana.

"Algunos de los llamados ´nuevos derechos humanos´ a veces tienden a entrar en conflicto con los derechos humanos fundamentales reconocidos universalmente, incluida la libertad religiosa y el derecho a la vida", destacó el Secretario de Estado del Vaticano.

"Por ejemplo, el ejercicio de la libertad religiosa, especialmente en la plaza pública, con respecto a la institución del matrimonio o en relación con el derecho inviolable a toda vida humana, suele enfrentarse a los llamados ?nuevos derechos? que tienden a presentarse, o invadir, en completa contradicción con estos derechos humanos fundamentales", añadió.

Indicó que "al hablar de libertad religiosa, nunca debemos perder de vista las bases antropológicas de este derecho. Hacerlo es correr el riesgo de entender la libertad religiosa como algo secundario de la persona humana, como algo que se concede desde ?afuera? de la persona, incluso por el Estado, y no como un regalo dado por Dios, de hecho un regalo arraigado a la dimensión trascendente de la naturaleza humana".

"Claramente", continuó el cardenal, "las autoridades civiles tienen la obligación de proteger y defender la libertad religiosa, pero no en el sentido de ser su autor, sino su custodio".

El Secretario de Estado subrayó que la auténtica libertad religiosa requiere un lugar en la plaza pública, y que los intentos de la secularización para forzar a la fe a salir de la vida pública deben ser resistidos.

"La libertad religiosa ciertamente significa tener el derecho de adorar a Dios, individualmente y en comunidad, como lo dicta nuestra conciencia. Sin embargo, la libertad religiosa, por su naturaleza, trasciende de los lugares de culto y el círculo privado de individuos y familias", afirmó.+