Viernes 3 de julio de 2020

Solidaridad de la Iglesia tras el ataque a los funcionarios riojanos

  • 10 de mayo, 2019
  • La Rioja (AICA)
Ante el ataque al diputado Héctor Olivares y el ingeniero Miguel Yadón, el equipo de Pastoral Social de la diócesis de La Rioja transmitió la cercanía y oración del obispo, monseñor Dante Braida. "Nos adherimos al rechazo que toda la sociedad argentina ha manifestado en contra de la violencia y de los violentos, cualquiera sea el motivo de su odio", expresa el mensaje.
La Pastoral Social de la diócesis de La Rioja se pronunció tras el ataque que en la mañana del 9 de mayo produjo la muerte del ingeniero Miguel Yadón e hirió de gravedad al diputado Héctor Olivares.

El mensaje transmite la cercanía y oración de la Iglesia riojana, rogando a Dios por la salud del diputado nacional y acompañando a la familia del ingeniero Yadón en estas horas. Por otra parte, manifiestan su rechazo a "la violencia y de los violentos, cualquiera sea el motivo de su odio".

"La conmoción que los hechos de dominio público han generado, nos muestra una comunidad unida en el repudio a estas prácticas inentendibles en un País que optó hace 36 años por métodos democráticos de convivencia", expresan, anhelando un compromiso en la búsqueda de la verdad para construir "una Nación solidaria, justa y en paz".



Texto completo del comunicado
El Equipo de Pastoral Social de la Diócesis de La Rioja, quiere hacer llegar a las familias del Diputado Héctor Olivares y del Ing. Miguel Yadón, la cercanía fraterna y la oración de Nuestro Obispo, Monseñor Dante Braida, quien se encuentra en Roma con motivo de la Visita "Ad Limina" al Papa Francisco. Rogamos a Dios -por intercesión de nuestro cuatro Beatos Riojanos- por la salud del Diputado Nacional, para que pueda superar este momento tan difícil para su vida.

Acompañamos a la Familia del ingeniero Yadón en las horas de congoja y angustia por las que atraviesa. Junto con Nuestro Obispo nos adherimos al rechazo que toda la sociedad argentina ha manifestado en contra de la violencia y de los violentos, cualquiera sea el motivo de su odio. La conmoción que los hechos de dominio público han generado, nos muestra una comunidad unida en el repudio a estas prácticas inentendibles en un País que optó hace 36 años por métodos democráticos de convivencia.

Que la desgracia que hoy sacude a estas familias y a todo el País nos animen a pensar que es posible caminar juntos buscando eliminar todo tipo de agresión que impide una sana convivencia. Que este caminar juntos nos comprometa en la búsqueda de la verdad de lo sucedido para así construir una Nación solidaria, justa y en Paz.
+