Martes 11 de agosto de 2020

Francisco celebra la inauguración del Instituto de Cultura San Juan Pablo II, en el Angelicum de Roma

  • 18 de mayo, 2020
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El papa Francisco expresó su aprecio por la inauguración, en la Universidad Pontificia Santo Tomás de Aquino (Angelicum) del Instituto de Cultura San Juan Pablo II

El papa Francisco expresó su aprecio por la inauguración, en la Universidad Pontificia Santo Tomás de Aquino (Angelicum) del Instituto de Cultura San Juan Pablo, "el día del centenario del nacimiento de san Juan Pablo II, el alumno más ilustre de esta Universidad", escribe el pontífice en una misiva dirigida al rector, padre Michal Paluch OP.



“Deseo expresar mi aprecio por esta iniciativa y enviar un cordial saludo a toda la comunidad académica y a todos los que se han reunido para este acto, en particular a los representantes de las dos fundaciones polacas, Futura Iuventa y Saint Nicholas, que sostienen al nuevo Instituto”, escribe el Papa en la carta publicada hoy.



Su finalidad principal es reflexionar sobre la cultura contemporánea. Para ello, los promotores desean valerse de la colaboración de los más eminentes filósofos, teólogos y hombres y mujeres de la cultura, en su más amplia expresión. Y san Juan Pablo II es tanto el inspirador como el primero y más importante artífice de esta obra, con el rico y multiforme patrimonio que ha dejado y, antes todavía, con el ejemplo de su espíritu abierto y contemplativo, apasionado por Dios y por el hombre, por la creación, la historia y el arte.



Francisco señaló que “las diversas experiencias de su vida, entre los cuales especialmente los dramas de una época y sus sufrimientos personales, interpretados a la luz del Espíritu, lo llevaron a desarrollar con singular profundidad su reflexión sobre el hombre y sus raíces culturales, como referencia indispensable para toda proclamación del Evangelio”.



Recordando la primera encíclica de san Juan Pablo II, Redemtoris hominis, cita: "Nos acercamos igualmente a todas las culturas, a todas las concepciones ideológicas, a todos los hombres de buena voluntad. Nos aproximamos con aquella estima, respeto y discernimiento que, desde los tiempos de los apóstoles, distinguía la actitud misionera y del misionero. Basta recordar a San Pablo y, por ejemplo, su discurso en el Areópago de Atenas. La actitud misionera comienza siempre con un sentimiento de profunda estima frente a lo que «en el hombre había», por lo que él mismo, en lo íntimo de su espíritu, ha elaborado respecto a los problemas más profundos e importantes; se trata de respeto por todo lo que en él ha obrado el Espíritu, que «sopla donde quiere».



“Necesitamos mantener esta actitud viva -escribe Francisco- si queremos ser una Iglesia en salida, una Iglesia que no se contenta con conservar y administrar lo que existe, sino que quiere ser fiel a su misión”.



“Me alegra mucho que esta iniciativa tenga lugar en la Universidad de Santo Tomás de Aquino. El Angelicum alberga de hecho una comunidad académica compuesta por profesores y estudiantes de todo el mundo y es un lugar adecuado para interpretar los importantes retos de las culturas actuales. La tradición de la Orden Dominica, con su importante papel en la reflexión racional sobre la fe y sus contenidos, articulada de manera magistral por el Doctor Angélico, no puede sino favorecer este proyecto, para que se caracterice por la valentía de la verdad, la libertad de espíritu y la honestidad intelectual.”



“Con estos deseos, -concluye el Papa su misiva- le renuevo mi apoyo y mi gratitud, querido Hermano, al igual que a todos los que han dado vida al nuevo Instituto. A los profesores, estudiantes y personal les deseos buen trabajo y les envío de todo corazón la bendición apostólica”. +