Jueves 26 de noviembre de 2020

Card. Parolin: La libertad religiosa es importante para la Santa Sede

  • 1 de octubre, 2020
  • Roma (Italia) (AICA)
"Si se viola esta libertad, se cuestiona la posibilidad de gozar de todos los derechos", afirmó.

La Embajada de Estados Unidos ante la Santa Sede en Roma organizó un Simposio titulado: “Promoción y defensa de la libertad religiosa a nivel internacional a través de la diplomacia”

En representación de la Santa Sede estuvieron el Secretario de Estado, cardenal Pietro Parolin, y el arzobispo Paul Richard Gallagher, secretario de Relaciones con los Estados.

Monseñor Gallagher transmitió el saludo del papa Francisco a los participantes, subrayando que el Papa “es consciente de este encuentro sobre un tema de gran importancia para la Santa Sede, en particular en lo que respecta a sus actividades diplomáticas a nivel bilateral y multilateral”. “.

El derecho a la libertad religiosa
Ha crecido la conciencia, dijo monseñor Gallagher, sobre el papel que juegan las religiones en temas como la paz, la seguridad y la convivencia internacionales. Teniendo en cuenta esta realidad, la protección de la libertad religiosa “es una de las principales prioridades políticas de la Santa Sede”.

Es importante teniendo en cuenta la dignidad innata de la persona humana creada a imagen y semejanza de Dios, y es “el fundamento de la identidad de cada persona”, de su desarrollo integral y de la sociedad.

Diferentes formas de persecución religiosa
La persecución de las libertades religiosas no se limita a la persecución física. Las tendencias ideológicas y el silencio en nombre de la “corrección política” son tantas formas de agresión contra la libertad religiosa, explicó el prelado.

La presión para abandonar la libertad religiosa y la objeción de conciencia con el objetivo de promover otros “de los llamados derechos humanos” es “particularmente inaceptable y ofensiva”.

La Santa Sede al servicio de los perseguidos
La Santa Sede tiene la intención de continuar el diálogo, dijo el Secretario de Relaciones con los Estados. Este diálogo está guiado hoy por la “enseñanza y el compromiso” del papa Francisco y subraya “la importancia del diálogo y el entendimiento mutuo entre pueblos y sociedades” y “entre diferentes” convicciones “religiosas”.

Dos mesas redondas siguieron al discurso de monseñor Gallagher: uno sobre “Herramientas diplomáticas para identificar áreas de atención en las que la libertad religiosa está amenazada” y el otro sobre “Diplomacia y cooperación internacional”.

La libertad de conciencia
El cardenal Parolín cerró el simposio afirmando que defender y promover la libertad religiosa es un “signo distintivo de la diplomacia de la Santa Sede”.

Este derecho, junto con el “derecho inviolable a la vida”, es la base de todos los demás derechos humanos. Si se viola esta libertad, se cuestiona la posibilidad de “gozar de todos los derechos”.

La libertad de conciencia, sin embargo, está íntimamente ligada a la libertad de religión porque es el “sancta sanctorum” en el que podemos descubrir una ley que “no nos hemos dado”, pero que “debemos obedecer”.

Una libertad personal exasperada
El cardenal Parolin también afirmó que las violaciones de la libertad religiosa hoy tienen sus raíces en una libertad de la persona incomprendida.

La intolerancia se manifiesta no sólo al impedir que las personas practiquen su religión, sino también a través de “voces intolerantes de los políticamente correctos”, que a su vez son intolerantes con las creencias religiosas de los demás.

Cuando el bien supremo al que se aspira es la eliminación de cualquier obstáculo a la libertad de elección del individuo, que conduce a una libertad personal exasperada, el bien común se ve amenazado. Este tipo de libertad tiene sus raíces en uno mismo más que en el Creador, y no busca el bien del otro.

La libertad de buscar la verdad
Para concluir, el cardenal señaló que entender la libertad religiosa únicamente como “libertad de coerción” representa sólo una comprensión parcial. El aspecto positivo de esta libertad es “la libertad de buscar la verdad”, la “libertad de creencia”.

Es la libertad de descubrir “la verdad última de la propia existencia, el origen y el destino de uno, un regalo del Creador”. Esta es la “herramienta” - dijo - que se les debe dar a los creyentes”.

“Hasta que los creyentes no conozcan la razón por la que fueron creados, “un fin que existe más allá del” yo “, no podemos tener otra esperanza que encontrar una sociedad en crisis en la que cada uno de nosotros no será capaz de abrazar a otros que él mismo”.

Al margen del Simposio, respondiendo a las preguntas de los periodistas sobre las relaciones con China, el cardenal Parolin dijo que la Santa Sede cree en la política de pequeños pasos y que el acuerdo sobre el nombramiento de obispos es también un paso adelante para una mayor libertad religiosa. Luego declaró que no es apropiado utilizar el tema del acuerdo entre la Santa Sede y China para fines electorales internos en Estados Unidos.+