Lunes 22 de abril de 2024

El obispo de Anse-à-Veau y Miragoâne, herido por una explosión en Haití

  • 20 de febrero, 2024
  • Puerto Príncipe (Haití) (AICA)
Mons. Pierre André Dumas, resultó herido por una detonación en Puerto Príncipe. La Conferencia Episcopal del país caribeño informó que el estado de salud del prelado es estable.
Doná a AICA.org

El obispo de Anse-à-Veau y Miragoâne, monseñor Pierre André Dumas, resultó herido por una explosión en Puerto Príncipe, la capital de Haití. La Conferencia Episcopal de Haití (CEH) dio a conocer esta información a través de un comunicado firmado por el padre Jean Rodney Brévil, secretario permanente adjunto de la CEH.

El comunicado detalla que la explosión ocurrió donde monseñor Dumas se encontraba alojado durante su estadía en Puerto Príncipe. Aunque no se proporcionaron más detalles sobre el incidente, se informó que, hasta el momento, el estado de salud de monseñor Dumas es estable. 

La CEH pide, asimismo, fervientes oraciones por su recuperación definitiva: “Lo encomendamos a sus fervientes oraciones para una pronta recuperación”, concluye el mensaje del Episcopado haitiano.

En solidaridad con monseñor Dumas y el pueblo haitiano, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) condenó enérgicamente este acto de violencia y cualquier acción terrorista que atente contra la vida y la dignidad humana. Los obispos mexicanos expresaron además su admiración por la fortaleza y firmeza de los pastores de la Iglesia haitiana y se comprometieron a seguir trabajando unidos a ellos, como Iglesia, por un futuro de esperanza.

Este suceso se da en medio de la crisis política, social y económica que vive Haití desde el asesinato del presidente Jovenel Moïse, perpetrado el 7 de julio de 2021. Es hecho generó un ambiente de violencia y tensión en el país caribeño que continúa hasta hoy.

Los obispos haitianos, tras ese magnicidio, realizaron un llamado al primer ministro del país, Ariel Henry, para que considere la gravísima situación de violencia vigente y tome la decisión sabia de transferir el poder pacíficamente a líderes legítimos, elegidos por el pueblo mediante elecciones.

Pocas semanas atrás, en medio del clima de violencia que vive el país, seis religiosas católicas de la Congregación de Hermanas de Santa Ana fueron secuestradas por una banda armada. Monseñor Pierre André Dumas se ofreció en esa ocasión como rehén a cambio de la liberación de las religiosas. El 24 de enero, finalmente, las religiosas fueron dejadas en libertad por la banda criminal que las había retenido.+