Lunes 15 de julio de 2024

'Hagámonos eco del grito de paz', pidió el Papa a los obispos armenios.

  • 28 de febrero, 2024
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
"¿Cuántos conflictos y masacres hemos presenciado, siempre trágicos y siempre inútiles?". les preguntó este miércoles el Santo Padre a los obispos católicos armenios, a los que recibió en el Vaticano.
Doná a AICA.org

"Hagámonos eco todos del grito de paz, para que toque los corazones, incluso los insensibles al sufrimiento de los pobres y humildes. Y, sobre todo, recemos. Lo hago, por ustedes y por Armenia", expresó el Papa Francisco en el discurso a los miembros del Sínodo de la Iglesia patriarcal armenia de Cilicia -que se hallan en Roma, en peregrinación a la tumba de los apóstoles Pedro y Pablo, tras la fiesta de san Gregorio de Narek, doctor de la Iglesia-, al recibirlos en la sala adyacente al Aula Pablo VI, antes de la audiencia general.

Francisco se refirió a la terrible situación geopolítica en Armenia, la importancia de la colaboración con la Iglesia Ortodoxa del país y la necesidad de que los obispos estén cerca de sus rebaños.

Dado que el Papa se recupera de un resfriado, su discurso fue leído en voz alta por monseñor Filippo Ciampanelli, funcionario de la Secretaría de Estado del Vaticano.

Una guerra "trágica y sin sentido"
El año pasado, más de 100.000 personas de etnia armenia se vieron obligadas a huir del enclave de Nagorno-Karabaj, tras una ofensiva militar llevada a cabo por Azerbaiyán, uno de los países vecinos. Se teme que, en cualquier momento, pueda producirse otro ataque.

“Su Beatitud, queridos hermanos”, dijo el Papa Francisco, “cómo no dirigir nuestro pensamiento a Armenia, no sólo con palabras sino sobre todo con nuestra oración, en particular por todos aquellos que huyen de Nagorno-Karabaj y por las numerosas familias desplazadas que buscan refugio.”

“Se suponía que la Primera Guerra Mundial”, continuó, “sería la última... Sin embargo, desde entonces, ¿cuántos conflictos y masacres hemos presenciado, siempre trágicos y siempre sin sentido?”

“Hagamos todos un llamado por la paz”, instó el Papa, “para que llegue a los corazones, incluso a los corazones que no han sido tocados por los sufrimientos de los pobres y los humildes. Y, sobre todo, oremos. Rezo por ti y por Armenia”.

Cooperación católico-ortodoxa
Otro tema clave del discurso del Papa fue la importancia de la cooperación entre la Iglesia Católica armenia y la Iglesia Apostólica armenia, de carácter ortodoxo.

El Papa tocó este tema dos veces, y decidió finalizar su discurso con una oración de san Nerses el Gracioso, un obispo armenio del siglo XII, reconocido como santo tanto por la Iglesia católica como por la Iglesia ortodoxa armenia (al igual que san Gregorioi de Narek):

Señor todo misericordioso,
ten piedad de todos los que creen en ti;
sobre mis amados y sobre los que me son extraños;
sobre todos los que conozco y sobre los que no conozco;
sobre los vivos y sobre los muertos;
perdona también a mis enemigos y a los que me odian,
perdona las ofensas que han cometido contra mí;
y líbralos de la malicia que tienen hacia mí,
para que sean dignos de tu misericordia. 

La semana pasada, Catholicos Karekin II, líder de la Iglesia Apostólica armenia, se reunió con el cardenal Claudio  Gugerotti, prefecto del Dicasterio del Vaticano para las Iglesias Orientales.

Según un comunicado de la Iglesia Apostólica armenia, ambos dignatarios "hablaron con satisfacción de la cooperación fraterna" entre las dos Iglesias y "transmitieron sus mejores deseos fraternales al Papa Francisco".

El cuidado de un obispo por su rebaño
El Papa Francisco también instó a los obispos armenios a permanecer cerca de aquellos a quienes sirven.

“En un mundo tan lleno de aislamiento y soledad”, dijo, “debemos asegurarnos de que aquellos que están confiados a nuestro cuidado sientan la cercanía del Buen Pastor”.

Esto incluye, señaló, a los sacerdotes, especialmente a los jóvenes, que necesitan “sentirse cerca de sus obispos”.

El pontífice instó luego a los obispos a seleccionar sabiamente a sus sucesores, escogiendo personas que sean “dedicadas al rebaño, fieles al cuidado pastoral y no impulsadas por ambiciones personales”.

El Papa acuñó a continuación una nueva y fuerte expresión: "adulterio pastoral". Es lo que se arriesga a cometer el obispo "que ve su Eparquía como un lugar de paso hacia otra más 'prestigiosa' y olvida que está casado con la Iglesia". Lo mismo sucede cuando "se pierde el tiempo negociando nuevos destinos o ascensos". "Los obispos -afirma el pontífice- no se compran en el mercado, es Cristo quien los elige como sucesores de sus Apóstoles y pastores de su rebaño".

"En un mundo lleno de soledad y distancia, los que nos son confiados deben sentir de nosotros el calor del Buen Pastor, nuestra atención paterna, la belleza de la fraternidad, la misericordia de Dios. Los hijos de su querido pueblo necesitan la cercanía de sus obispos".

Caridad pastoral
Francisco dice ser consciente de que muchos prelados están "dispersos por el mundo" y, a veces, en territorios muy extensos, "donde es difícil que puedan ser visitados". Pero, reitera, "la Iglesia es una Madre amorosa y no puede dejar de buscar todos los medios posibles para llegar a ellos, para que reciban el amor de Dios en su propia tradición eclesial". No es tanto una cuestión de estructuras, sino sobre todo de "caridad pastoral" y de la voluntad de "buscar y promover el bien con una mirada y una apertura evangélicas".

“Bien pueden recordarme que su Iglesia no es numerosa”, dijo el Papa Francisco. “Sin embargo, recordemos que a Dios le encanta hacer maravillas con los pequeños”.

Rezar mucho y estar cerca de los seminaristas y sacerdotes
Antes de concluir, el Papa remarcó un aspecto "prioritario", el de la oración. "Recen mucho, también para custodiar ese orden interior que les permita trabajar en armonía, discerniendo las prioridades del Evangelio, las que son queridas por el Señor", recomienda. 

"Que sus Sínodos -añade-, por tanto, estén bien preparados; los problemas, cuidadosamente estudiados y sabiamente evaluados; que las soluciones, siempre y sólo para el bien de las almas, se apliquen y verifiquen con prudencia, coherencia y competencia, asegurando sobre todo la plena transparencia, también en el campo económico".

"Las leyes deben ser conocidas y aplicadas, no por formalismo, sino porque son instrumentos de una eclesiología que permite, incluso a quien no tiene poder, recurrir a la Iglesia con pleno derecho codificado, evitando la arbitrariedad del más fuerte".+