Lunes 22 de abril de 2024

Inspectoría 'Laura Vicuña': 'Para ser protagonistas, hay que animarse a soñar'

  • 1 de febrero, 2024
  • Córdoba (AICA)
La hermana Silvia Boullosa, inspectora de las Hijas de María Auxiliadora en la Argentina, reflexiona sobre este primer año de la inspectoría de Córdoba y señala algunos desafíos de cara al futuro.
Doná a AICA.org

Un año atrás, hermanas, jóvenes y educadores salesianos llegaban a la ciudad de Córdoba para presenciar la inauguración de la Inspectoría 'Laura Vicuña' y la unificación de las, hasta entonces, tres inspectorías de las Hijas de María Auxiliadora.

El objetivo principal era hacer de la congregación una presencia significativa para los jóvenes. Y, para ello, el compromiso, la paciencia y el trabajo fueron fundamentales.

La hermana Silvia Boullosa, Inspectora de las Hijas de María Auxiliadora en la Argentina, estuvo presente en cada paso, y compartió con el Boletín Salesiano los desafíos y las reflexiones de este primer año.

Sobre su llegada a la Argentina para la creación de la nueva Inspectoría, señala: “Me esperaba encontrar vida, carisma encarnado, muchas experiencias, la facilidad de encuentro con la gente. Sabía que se trabajaba mucho con los laicos, que los jóvenes eran muy comprometidos y los niños, alegres. Lo que imaginé se fue dando, y encontré mucha fuerza, hermanas abiertas, jóvenes con vitalidad y compromiso”.

A su vez, destaca algunos rasgos de la misma Laura Vicuña que se pueden encontrar en la Inspectoría: “Laura descubrió a Dios y descubrió a Dios con otros. Veo en las hermanas un deseo de apertura y de ser mejores con los jóvenes, así como las hermanas en aquella época lo intentaban. Tenemos que posicionarnos frente a la juventud de hoy”.

“Esta experiencia nos desafía a estar más atentas, a transmitirles al Dios de la vida, a hacerlo surgir y a hablar de Él”, asegura, haciendo referencia al contexto en la Argentina al momento de anunciar a Jesús a los jóvenes.

“Ahora falta ese pasito de hacer propuesta vocacional, para que descubran el proyecto de Dios en la vida, que sepan que, aunque el país está pasando un momento difícil, se puede soñar. Si no soñamos, no podemos ser tampoco protagonistas de un cambio”, asevera, y añade: “Me encantaría que todas las personas que formamos esta familia sigamos construyendo desde la esperanza.”

 Por eso, indica que “los salesianos tendríamos que mantenernos siempre jóvenes en ese sentido, para mantener los sueños y para protagonizar también estos deseos de cambio”.

Ahondando en sus recuerdos, la hermana rememora el oratorio en Curuzú Cuatiá donde, en medio de una actividad, un pequeño de ocho años expresó: “Yo en el oratorio encontré a Dios, cuando entré al oratorio, sentí a Dios”.

Sobre ser Consejera General, destaca que, “de las culturas diversas en los países en que estuve, vi encarnado el carisma, y realmente eso me impactó en todas partes, sea en la selva, sea en la cima de las montañas, en las zonas de la costa, en las llanuras, en tierra adentro, el carisma estaba encarnado”.

“Y después, aprendí a conocer el mundo, porque no era solamente lo que yo aprendía con las visitas que hacía, sino también al escuchar las distintas realidades de las hermanas que iban a otros países. Uno aprende también a descentrarse cuando te encontrás con otras realidades tan significativas”, sostiene.

Por último, la religiosa señala que se siente feliz de haber aprendido tanto: “Ya voy adquiriendo una sabiduría interior que me hace ser paciente y cuidadosa. Agradezco a Dios el entusiasmo vocacional. No dejé de hacer propuestas durante toda mi vida. Con casi cuarenta años de vida religiosa, soy una monja feliz”.

Con motivo del primer aniversario de la Inspectoría Laura Vicuña, las Hijas de María Auxiliadora relanzaron su página web, donde se puede encontrar información sobre su misión, las casas, comunicaciones y noticias sobre la familia del Instituto.

Más información, en http://www.mariaauxiliadora.org.ar.+