Martes 21 de mayo de 2024

La mamá del beato Acutis animó a los fieles de San Luis a "poner a Dios en primer lugar"

  • 12 de octubre, 2020
  • San Luis (AICA)
La comunidad diocesana de San Luis recibió un mensaje muy especial: la mamá del nuevo beato Carlo Acutis, Antonia Salzano, agradeció la devoción por su hijo y los animó a vivir cerca de Jesús.
Doná a AICA.org

En un mensaje dirigido al obispo de San Luis, monseñor Gabriel Bernardo Barba, la mamá del beato Carlo Acutis, Antonia Salzano, envió un saludo a la comunidad diocesana y agradeció a tantas personas devotas de su hijo.

El mensaje fue enviado pocos días antes de la beatificación, celebrada el sábado 10 de octubre, y Antonia aseguró: “Tendremos presentes a todos en la celebración, sobre todo a las personas que no han podido venir del extranjero” debido a la pandemia.

“Carlo tenía una devoción especial por la Iglesia, ha ofrecido la propia vida por el Papa y la Iglesia; y, por lo tanto, a los obispos con mayor razón Carlo los amaba profundamente, justamente porque son los sucesores de los apóstoles y son aquellos a los que les está encomendada la grey de Cristo”, recordó en el audiomensaje.

“Carlo tenía un sentido pastoral fuerte, y rezaba siempre por los religiosos, para que a través de ellos sea siempre más manifiesto el amor de Jesús por todos nosotros, por todos los fieles, por todas las ovejitas, también por aquellas que están dispersas”, destacó.

“La Eucaristía era para Carlo ‘la autopista para el Cielo’. Carlo se ha entregado a Jesús Eucaristía, ha puesto en el centro a Jesús. Vivía esta presencia constante de Dios cada día en su jornada. Él era consciente que a través de la Eucaristía se pueden dar realmente pasos de gigante en el camino de la santidad. Sobre todo, en una Eucaristía que es vivida no solamente el domingo, sino también durante la semana. Él mismo iba todos los días a misa y a la adoración eucarística”.

“Para hacer conocer la Eucaristía, siendo catequista, hizo una muestra sobre los milagros eucarísticos, que se ha difundido por todo el mundo. Decía: ‘Hay filas kilométricas delante de un concierto de rock o de un partido de fútbol, pero no veo estas filas delante del Tabernáculo’. Para él esto era realmente desconcertante, era incomprensible. Porque realmente Dios ha prometido: ‘Yo estaré con ustedes hasta el fin de los tiempos’, y esto verdaderamente lo mantiene. Es importante que los fieles entiendan que alimentándose de Jesús Eucaristía uno se alimenta del amor. El secreto para ser santos es amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos. Y para hacer esto, el Señor se nos entrega a través de la Eucaristía. Y, por ende, comer la Eucaristía significa nutrir nuestra alma en el amor. Por tanto, esto es algo importantísimo”, afirmó.

“Decía Carlo que tenemos más suerte que aquellos que vivieron junto a Jesús hace dos mil años. Porque nosotros podemos encontrar a Jesús”, tenemos “este don inmenso: que Jesús se hace verdaderamente presente en medio de nosotros a través de la Santísima Eucaristía”, enfatizó.

“Como decía Carlo: ‘Desde que tuvo lugar la Encarnación, desde un punto de vista geológico, astronómico, la tierra es el mismo planeta; pero desde el punto de vista sobrenatural, no es más el mismo planeta porque está cohabitado por la Santísima Trinidad’”, recordó. “A través de resta relación con Jesús Eucaristía, con los Sacramentos, nosotros podemos ya imbuirnos en la coeternidad de Dios y entrar en este círculo de amor que hay en la Santísima Trinidad. ¡Esto es estupendo! Porque esto significa vivir la paz en el corazón, vivir ya en la dimensión sobrenatural”, sostuvo.

“Carlo decía: ‘Todos nacemos originales, muchos mueren como fotocopias’”, señaló la mamá del Beato. “Frase que el papa Francisco ha querido retomar en la Christus Vivit, que es un documento que se escribió al concluir el Sínodo de los Jóvenes, donde ha presentado a Carlo como modelo por el modo de utilizar los medios de comunicación”.

“‘No yo, sino Dios - decía Carlo – No el amor propio, sino la gloria de Dios’”, citó su madre. Al respecto, reflexionó: “Esta es la sociedad de lo efímero, donde se es feliz si tal vez en Facebook o en las redes sociales se tienen los dedos apuntados para arriba o los dedos apuntados para abajo. Donde prácticamente a veces se empuja a la gente al bullying o al suicidio”, lamentó. “Se lo realza demasiado y se olvida que aquello que importa es adorar y glorificar a Dios y poner a Dios en el primer lugar. Es por ello que después las vidas se vuelven infelices y el mundo está mal. De modo que Carlo, un poco proféticamente nos recuerda que es necesario pensar en poner a Dios en el primer lugar en nuestra vida”.

Finalmente, expresó: “Yo les agradezco, les aseguro mis oraciones, los llevo a todos, lo llevo a usted, Excelencia, junto a todos sus sacerdotes, su diócesis, sus ovejitas, los tendré presentes en la celebración de Carlo. Pediré a Carlo que los ayude siempre más, porque sabemos que la vida de los sacerdotes, la vida de la Iglesia, nunca es fácil, porque teniendo que ir contracorriente, se está siempre en dificultad”, aseguró.

“Recemos, confiándonos al Señor. Gracias nuevamente, y les aseguro mis oraciones y les pido también a ustedes que recen para que Carlo pueda ser pronto canonizado”.+