Sábado 8 de agosto de 2020

Los cristianos, componentes auténticos de Irak

  • 18 de junio, 2020
  • Mosul (Irak) (AICA)
Al Kadhimi, nuevo primer ministro de Irak, visitó la ciudad de Mosul y la Llanura de Nínive, seis años después de que los yihadistas del Estado Islámico conquistaron la metrópoli del norte del país. 

El nuevo primer ministro de Irak, Mustafá al Kadhimi, visitó Mosul y la Llanura de Nínive, donde reconoció que “los cristianos representan uno de los componentes más auténticos de Irak, y nos duele verlos marcharse del país”. Con estas palabras, al Kadhimi, en nombre de todo el país, expresó su dolor y aprensión por el éxodo silencioso que redujo las comunidades cristianas arraigadas durante milenios en los territorios de la antigua Mesopotamia.

El reconocimiento del nuevo primer ministro tuvo lugar en el marco de la visita, con un alto impacto simbólico, realizada por al Kadhimi a Mosul y a la provincia de Nínive el miércoles 10 de junio, seis años después de que los militantes yihadistas del estado Islámica (Daesh) conquistaran la metrópoli del norte del país. Durante la visita, el primer ministro se reunió con representantes de las iglesias y comunidades cristianas locales, incluido el arzobispo caldeo de Mosul, el dominico Najib Mikhael Moussa. La cristiana caldea Evan Faeq Yakoub Jabro, recientemente nombrada ministro de Refugiados y Migrantes en el gobierno liderado por Mustafá al Kadhimi, también formaba parte de la delegación que acompañó al primer ministro en su viaje al norte de Irak.

Mosul fue la capital del Estado Islámico desde 2014 a 2017, antes de ser recuperada por una campaña militar apoyada internacionalmente por los Estados Unidos. Durante la batalla por la reconquista de la metrópoli del norte de Irak, que duró nueve meses, murieron miles de civiles, se produjo un gran éxodo de cientos de miles de personas desplazadas y los edificios, incluidos los de la parte histórica, fueron destruidos en su mayor parte.

Para explicar el estado de abandono al que se enfrenta Mosul actualmente, al Kadhimi, exdirector de los Servicios Secretos Iraquíes, que se convirtió en primer ministro el pasado 7 de mayo de 2020, cuestionó las responsabilidades del exdictador Saddam Hussein y de los gobiernos tras la invasión del país por la coalición internacional antiSaddam que en 2003 condujo a la caída del régimen baazista.

El nuevo gobierno iraquí, inaugurado en mayo con el explícito beneplácito de la actual administración estadounidense, en opinión del nuevo primer ministro, heredó “una tarea pesada”, resultado de la “mala gestión y de la corrupción”.

Durante su visita a la provincia de Nínive, al Kadhimi también visitó la ciudad de Bartella, a 21 kilómetros al este de Mosul, un centro urbano en su mayoría habitado por cristianos antes de la ocupación del Daesh, y que ahora ve el crecimiento progresivo de un sector de la población representada por los Shabak, de origen religioso chiíta.

La visita del primer ministro a Mosul y Bartella dio pie a algunos representantes cristianos locales para volver a expresar sus consideraciones y preocupaciones con respecto a la alteración progresiva del equilibrio demográfico que parece estar llevándose a cabo precisamente en la Llanura de Nínive, una región en la que las comunidades cristianas tienen sus raíces históricas.

La mayoría de los cristianos locales, que huyeron de sus hogares en el verano de 2014 ante el avance de las milicias yihadistas, encontraron refugio en la región autónoma del Kurdistán iraquí y en otros países de Oriente Medio u Occidente. Ahora que los lemas sobre el “reinicio” de Mosul y toda la Llanura de Nínive se hacen eco por todas partes, el número de cristianos de esa provincia que han regresado a sus hogares sigue siendo pequeño, mientras que otros –comenzando por los chiítas-, dan prueba de ser más decididos en ocupar los espacios en aldeas y pequeñas ciudades desertificadas por el trauma de la ocupación yihadista y la posterior campaña militar realizada en varios frentes para expulsar al Estado Islámico y recuperar el control de Mosul y toda la provincia de Nínive.+