Sábado 24 de octubre de 2020

Mons. García: Este año toca "peregrinar hacia adentro del corazón"

  • 24 de septiembre, 2020
  • San Justo (Buenos Aires) (AICA)
El obispo de San Justo, monseñor Eduardo García, envió un mensaje a los peregrinos a Luján en el que expresó su cercanía y los animó a "peregrinar hacia adentro del corazón".

El obispo de San Justo, monseñor Eduardo Horacio García, envió un mensaje a los peregrinos a Luján en el que expresó su cercanía con los que cada año acuden  a pie al santuario mariano.

Al comenzar su mensaje, el obispo dijo que “esta pandemia nos hace ver cosas que quizás nunca soñamos que las íbamos a ver. Una de ellas es que el primer fin de semana de octubre no se haga la peregrinación a Luján. A los que vivimos desde el comienzo esta peregrinación, hace más de cuarenta años, nos resulta raro”. 

Pero el obispo llamó a “ponerle pecho” a esta situación y aclaró que “las cosas de Dios y de la Virgen no se terminan ni se agotan con estas decisiones humanas y buenas”. Monseñor García dijo a cada peregrino: “Quizás te está invitando a vos, como a mí, ese fin de semana, a peregrinar de otra manera. Siempre descansamos en peregrinar hacia la Virgen. Esa era nuestra oración y rezábamos y cantábamos”, recordó.

“Hoy te invita Dios a peregrinar hacia adentro de tu corazón”. Por eso, el obispo animó a que el día de la peregrinación “repasar con el corazón tantos rostros, tantas cosas, tantas situaciones que viviste, mirarlas con el corazón y después de haberlas mirado, mirar la imagen de la Virgen, una estampita que tengas, una Virgencita. Y volver, y seguir mirando rostros, situaciones, dolores, enfermedades, angustias, alegrías, volver los ojos a la Virgen y prender una vela como esa que prenderías cuando llegabas a Luján como signo de esa alegría de esa luz en tu corazón”. 

Este año, “hacelo en tu casa, hacelo con tu familia, peregriná hacia adentro para que las alas del corazón y de la fe te lleven junto con muchos hermanos, que no van a estar al lado tuyo, pero sí en vos hacia la Virgen. Caminá a Luján, volá con las alas de la fe y llevá a muchos hermanos”, les dijo. 

Finalmente, anheló “que ese fin de semana no sea sin la Virgen, sin tu caminar, sin tu rezar, sin el rostro de la Madre, sin la vela prendida, y sin esos hermanos que te acompañaron durante tanto tiempo. Peregrinemos juntos, dale. Yo también voy”, dijo al conluir.+