Martes 25 de junio de 2024

Mons. Jofré: 'Nuestro pueblo está con flojera, una debilidad religiosa fuerte'

  • 17 de mayo, 2024
  • Villa María (Córdoba) (AICA)
El obispo de Villa María consideró que los argentinos "tiene una experiencia crónica de escasez de sacerdotes y por lo tanto una práctica religiosa debilitada desde siempre".
Doná a AICA.org

El obispo de Villa María, monseñor Samuel Jofré, fue entrevistado por el Canal 20 y ofreció opiniones que el apego de los argentinos a la religiosidad y cómo afecta la situación del país y del mundo en la fe popular.

“Nuestro pueblo está con ‘flojera’, una debilidad religiosa fuerte, que se traduce por ejemplo en que la misa del domingo tiene poca participación. Argentina tiene una experiencia crónica de escasez de sacerdotes y por lo tanto una práctica religiosa debilitada desde siempre”, observó y puntualizó: “Diría que en los últimos 20 años se ha acrecentado esa ‘flojera religiosa’”.

Mons. Jofré aclaró que ese fenómeno está “más ligado a un proceso sociocultural amplio, en parte de todo el mundo occidental, y en parte de la Argentina”.

Consultado sobre si las diversas crisis económicas que atraviesa la Argentina generan un descreimiento o menor apego a la vida religiosa, el obispo manifestó: “La crisis más que económica es una crisis cultural que influye en la Argentina. Hay una crisis de autoridad que se nota a todo nivel, donde los padres, los docentes, el policía, el político y también el sacerdote se ven afectados por esa crisis de autoridad”. 

Sin embargo, afirmó que también el desconcierto económico “genera una especie de inestabilidad que no es buena para ningún desarrollo cultural de mediano plazo, y entonces la religión se ve afectada por eso”.

“Pero -dijo- sucede también a la inversa, porque hay gente que a raíz de estas crisis culturales se da cuenta de la insuficiencia de los planteos humanos para dar sentido a la vida y eso hace que se busque una experiencia religiosa”.

Monseñor Jofré mencionó como a lo largo de los años la política argentina “se ha visto muy distanciada del Evangelio”, aunque afirmó: “De cualquier manera la política argentina no ha dejado de tener en la religión una cierta referencia en cuanto a que no han dejado de ver que hay un sustrato cultural religioso en la gran mayoría de nuestro pueblo, y ha habido una actitud de mayor o menor respeto a ese trasfondo cultural profundo que a nuestro parecer ha sido insuficiente”.

En otros pasajes de la entrevista, el obispo de Villa María aseveró que “una de las crisis culturales más intensas que tenemos está suscitada por los cambios tecnológicos de los medios de comunicación. Podríamos decir que ha habido un crecimiento muy rápido y veloz de los medios que la sociedad todavía no ha aprendido a manejarlos adecuadamente”.

También se refirió al celibato y aseguró que “es la soltería elegida a favor de una experiencia religiosa”, al tiempo que destacó que “importa mucho pero no es lo central de ninguna manera, sino que lo central es el encuentro con Dios, el encuentro con la persona de Jesucristo, el diálogo correspondiente, y después las actitudes de vida que se suscitan a raíz de este encuentro y del compartir la vida con Jesucristo”.

“En este momento tenemos una baja de las vocaciones sacerdotales y de vida religiosa, pero todos nuestros indicadores señalan que no está ligado al celibato, sino a la experiencia religiosa, que se nota en la sociedad. Hay poca vida de oración, de sacramentos y hay un poco de condicionamiento en la vida moral por los mandamientos de Dios”, enfatizó.+