Martes 28 de mayo de 2024

Mons. Lozano: 'La misión es responsabilidad de todos'

  • 14 de abril, 2024
  • San Juan (AICA)
El arzobispo de San Juan invitó a preguntarse qué necesidad concreta hay en cada comunidad y a sostener "entre todos lo que es de todos, compartiendo el compromiso por la misión evangelizadora".
Doná a AICA.org

Monseñor Jorge Lozano, arzobispo de San Juan de Cuyo, citó el pasaje del Libro de los Hechos de los Apóstoles, en el que se muestra a quienes abrazaban la fe “poniendo todo en común y atendiendo a las necesidades de los más pobres y excluidos”. 

“El testimonio de vida acompañaba la predicación, ya que ‘la multitud de los creyentes’ tenía un solo corazón y una sola alma. Nadie consideraba sus bienes como propios, sino que todo era común entre ellos. Ninguno padecía necesidad”, subrayó la cita bíblica.

“Esta práctica no solo era promovida entre las personas de la misma comunidad, sino también entre las de diversas geografías. De este modo, vemos a san Pablo organizando una colecta entre las iglesias ubicadas en ciudades más prósperas para auxiliar a las más pobres de Jerusalén”, agregó.

El arzobispo sanjuanino lamentó que, “con el tiempo, se ha ido perdiendo esa conciencia, junto al abandono de la intensa actividad misionera y la disponibilidad a la entrega generosa de la vida”, e indicó: “Una manera más cómoda e inocua de vivir la fe, en algunas regiones del mundo, fue reemplazando a la audacia y la confianza en la Providencia de Dios”.

“A los obispos, sacerdotes, diáconos y otros agentes pastorales, nos cuesta hablar con franqueza de las cuestiones económicas. Nos da cierto pudor o vergüenza, pero tampoco damos cabida a los laicos para que lo hagan”, reconoció.

Monseñor Lozano sumó a esto que “más de la mitad de las parroquias de la arquidiócesis (me animo a decir que del país) no tienen formado el Consejo de Asuntos Económicos; y, las que sí lo han convocado, no siempre logran que funcione de modo adecuado”.

“La falta de catequesis sobre el precepto del sostenimiento del culto hace que se instalen algunos mitos. Entre ellos, los más frecuentes son que los sacerdotes reciben su sueldo del Estado o del Vaticano; que las parroquias no tienen los gastos habituales de las familias en energía eléctrica, gas, internet y otros servicios; que los libros de catequesis son gratuitos; que el combustible que utilizan para recorrer las capillas va de regalo; y otras cosas más, en las cuales no abundo en razón de la brevedad”, detalló.

El arzobispo afirmó que “una de las actitudes evasivas que a veces he escuchado es ‘que primero pongan otros’”, y planteó: “La avaricia de los ricos no puede ser excusa que justifique la falta de compromiso personal”.

Tras preguntar sobre cómo es el vínculo de cada uno con el dinero, consideró que es bueno dejarse interpelar por las enseñanzas en la Palabra de Dios acerca de lo económico: “Dios bendice al que da con alegría”; “hay más alegría en dar que en recibir”; “lo tenían todo en común”; “la avaricia es una idolatría”; “no se puede servir a Dios y al dinero.”

“Este fin de semana, en todas las iglesias de la Argentina, estamos realizando esta campaña de conciencia y compromiso con el sostenimiento de la misión evangelizadora que todos tenemos por ser bautizados. Lo llamamos Domingo del Compartir”, recordó.

Monseñor Lozano invitó a preguntarse qué necesidad concreta hay en cada comunidad y a sostener “entre todos lo que es de todos, compartiendo el compromiso por la misión evangelizadora de la Iglesia”.+