Jueves 25 de febrero de 2021

"Ungidos para llevar la Buena Nueva": El P. Cantalamessa predicó para el clero de Río Cuarto

  • 22 de julio, 2020
  • Río Cuarto (Córdoba) (AICA)
El padre Raniero Cantalamessa OFMCap, compartió una reflexión con los sacerdotes de la diócesis de Villa de la Concepción del Río Cuarto.

Con el título "Ungidos para llevar a cabo la Buena Nueva", el padre Raniero Cantalamessa OFMCap, compartió una reflexión con los sacerdotes de la diócesis de Villa de la Concepción del Río Cuarto.

La prédica fue compartida el sábado 18 de julio a través de la plataforma Zoom, y el fraile comenzó su presentación expresando su felicidad por estar una vez más con ellos, en esta oportunidad de manera virtual, “después de haber tenido la alegría de predicar retiros a los sacerdotes de la Argentina en Embalse, Buenos Aires, Entre Ríos y Córdoba ”.

“Voy a hablar de lo que necesitamos más en nuestra vida personal y en nuestro ministerio sacerdotal: el poder del Espíritu Santo. Estamos todavía bajo el terrible flagelo de la pandemia, la vida de muchos sacerdotes ha sido revolucionada; tenemos problemas nuevos… Por eso necesitamos más que nunca la consolación del Espíritu Santo”.

“Hay varias formas de describir la acción del Paráclito en la vida cristiana. Elijo lo que me parece más significativo para los sacerdotes. Consiste en renovar y activar la unción recibida en el momento de la ordenación. En el momento de ungir las manos del sacerdote en la ordenación sacerdotal, el obispo dice: 'Dígnate, Señor, consagrar y santificar estas manos con esta santa unción y tu santa bendición'. Por lo tanto, reflexionemos sobre el misterio de la unción o consagración”.

En primer lugar, el sacerdote se refirió a "La unción: figura, acontecimiento y sacramento" y recordó "la unción, como la Eucaristía y la Pascua, es una de esas realidades que están presentes en todas las tres fases de la historia de la salvación ". 

"En el Antiguo Testamento había tres tipos de unción: la unción real, la sacerdotal y la profética. En cada una de estas tres unciones, se delinea un horizonte mesiánico, es decir, la esperanza de un rey, de un sacerdote y de un profeta que será el Ungido por antonomasia, el Mesías". 

“Junto con la investidura oficial y jurídica, por la que el rey se convierte en el Ungido del Señor, la unción confiere también, según la Biblia, un real poder interior, comporta una transformación que viene de Dios y este poder, esta realidad vienen cada vez más identificados con el Espíritu Santo ”, especificó. “El vínculo entre la unción y el Espíritu está sobre todo puesto a la luz en el texto conocido de Isaías:" El espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto que me ha ungido ".

“El Nuevo Testamento no duda en presentar a Jesús como el Ungido de Dios, en el que todas las unciones antiguas encontraron su cumplimiento. El título de Mesías, Cristo, que significa precisamente Ungido, es la prueba más clara de ello ”, aseguró. 

“El momento o el acontecimiento histórico al que se hace remontar este cumplimiento es el bautismo de Jesús en el Jordán. El efecto de esta unción es el Espíritu Santo: 'Dios a Jesús de Nazaret le ungió con el Espíritu Santo y con poder'; Jesús mismo, inmediatamente después de su bautismo, en la sinagoga de Nazaret, declaró: 'El Espíritu del Señor está sobre mí; pues me ha ungido'. Jesús estaba ciertamente lleno del Espíritu Santo desde el momento de la encarnación, pero se trataba de una gracia personal, ligada a la unión hipostática, y por ello, incomunicable. Ahora en la unidad recibe esa plenitud del Espíritu Santo que, como cabeza, podrá transmitir a su cuerpo. La Iglesia vive en esta gracia capital (gratia capitis) ”, detalló. 

"Los efectos de la triple unción - real, profética y sacerdotal - son grandiosos e inmediatos en el ministerio de Jesús. En virtud de la unción real, Él derrota al reino de Satanás e instaura el Reino de Dios: 'Si por el Espíritu de Dios expulso yo los demonios, es que ha llegado a vosotros el Reino de Dios'; en virtud de la unción profética, 'anuncia la buena noticia a los pobres'; en virtud de la unción sacerdotal, ofrece oraciones y lágrimas durante su vida terrena y al final se ofrece a sí mismo en la cruz"

“Tras haber estado presente en el Antiguo Testamento como figura y en el Nuevo Testamento como acontecimiento, la unción está presente ahora en la Iglesia como sacramento. El sacramento toma de la figura el signo y del acontecimiento el significado; toma de las unciones del Antiguo Testamento el elemento -el óleo, el crisma o ungüento perfumado- y de Cristo la eficacia salvífica. Cristo nunca fue ungido con óleo físico (aparte de la unción de Betania), ni nunca ungió a nadie con óleo físico. En Él, el símbolo ha sido sustituido por la realidad, por el 'óleo de alegría' que es el Espíritu Santo ”, puntualizó. 

“Más que un sacramento único, la unción está presente en la Iglesia como un conjunto de ritos sacramentales. Como sacramentos en sí mismos, tenemos la confirmación (que a través de todas las transformaciones sufridas remite, como atestigua su nombre, al antiguo rito de la unción con el crisma) y la unción de los enfermos; como parte de otros sacramentos tenemos: la unción bautismal y la unción en el sacramento del orden. En la unción crismal que sigue al bautismo, se hace referencia explícita a la triple unción de Cristo: 'Él mismo los consagra con el crisma de salvación; insertado en Cristo sacerdote, rey y profeta, sean siempre miembros de su cuerpo para la vida eterna'”.

Campaña Donación AICA

“De todas estas unciones, nos interesa en este momento la que acompaña al momento en que se confiere el Orden sagrado. En el momento en que unge con el sagrado crisma las palmas de cada ordenando arrodillado ante él, el obispo pronuncia estas palabras: 'El Señor Jesucristo que el Padre ha consagrado en el Espíritu Santo y poder te custodie para la santificación de su pueblo y para ofrecer el sacrificio".

“Aún más explícita es la referencia a la unción de Cristo en la consagración episcopal. Ungiendo con óleo perfumado la cabeza del nuevo obispo, el obispo ordenante dice: "Dios, que te ha hecho partícipe del sumo sacerdocio de Cristo, infunda en ti su mística unción y con la abundancia de su bendición dé fecundidad a tu ministerio".

Tras esta introducción, el padre Cantalamessa se refirió puntualmente a “la unción espiritual”, y destacó el efecto espiritual de los sacramentos, la gracia propia, en este caso, el fruto de la unción en la vida del sacerdote. 

“La unción sacramental nos capacita para realizar ciertas acciones sagradas, como gobernar, predicar, instruir; nos da, por así decirlo, la autorización para hacer ciertas cosas, no necesariamente la autoridad al hacerlas; asegura la sucesión apostólica, ¡no necesariamente el éxito apostólico! ”, advirtió.

“La unción sacramental, con el carácter indeleble (el 'sello') que imprime en el sacerdote, es una fuente a la que podemos acudir cada vez que sentimos la necesidad de ella, que podemos, por así decirlo, activar en cada momento de nuestro ministerio ", sostuvo. 

Más adelante, detalló: “Una predicación llena de unción es una predicación en la que se percibe, por así decirlo, el estremecimiento del Espíritu; un anuncio que mueve, que convence de pecado, que llega al corazón de la gente. Se trata de un componente exquisitamente bíblico del término, presente por ejemplo en el texto de los Hechos, donde dice que Jesús 'fue ungido en Espíritu y poder' ”.

“La unción, en esta acepción, parece más un acto que un estado. Es algo que la persona no posee establemente, sino que la supera, la 'inunda' en el momento, en el ejercicio de un cierto ministerio o en la oración”, aclaró. "Si la unción es dada por la presencia del Espíritu y es don suyo, ¿qué podemos hacer para tenerla? Ante todo rezar. Hay una promesa explícita de Jesús: 'El Padre celeste dará el Espíritu Santo a quien se lo pida!'. Después de romper también nosotros el vaso de alabastro como la pecadora en casa de Simón. El vaso es nuestro yo, quizás nuestro árido intelectualismo. Romperlo, significa negarnos a nosotros mismos, ceder a Dios con un acto explícito las riendas de nuestra vida. Dios no puede entregar su Espíritu a quien no se entregue enteramente a él”.

Finalmente, explicó "Cómo lograr la unión del Espíritu". Al respecto, indicó: “El ejemplo vivo es Jesús que, movido por el Espíritu, se manifiesta como manso y humilde de corazón, pero también, lleno de autoridad sobrenatural. Se trata de una condición caracterizada por una cierta luminosidad interior que permite hacer las cosas con facilidad y dominio. Algo así como el atleta que 'está en forma' o como sucede con la inspiración en el caso del poeta: un estado en el que logra dar lo mejor de sí mismo”.

“Nosotros, sacerdotes, tendremos que acostumbrarnos a pedir la unidad del Espíritu antes de emprender una acción importante al servicio del Reino: cuando hay que tomar una decisión, cuando hay que escribir un documento, cuando hay que presidir una comisión, cuando hay que preparar una predicación ”, aconsejó. 

“A veces, el efecto es inmediato. Se experimenta casi físicamente la venida sobre sí mismo de la unción. Una cierta conmoción atraviesa al cuerpo: claridad de mente, serenidad de alma; desaparece el cansancio, el nerviosismo, todo miedo y toda timidez; se experimenta algo de la calma y de la autoridad misma de Dios ”, aseguró.

“Muchas de mis oraciones, como me imagino las de todo cristiano, no han sido escuchadas, sin embargo, casi nunca queda sin escuchar esta oración por la unción. Parece que ante Dios tenemos una especie de derecho a reclamarla. Después he reflexionado algo en esta posibilidad. Por ejemplo, si tengo que hablar de Jesucristo, hago una alianza secreta con Dios Padre, sin que lo sepa Jesús, y digo: 'Padre, tengo que hablar de tu Hijo, Jesús, a quien tú tanto amas: dame la unción de tu Espíritu para llegar al corazón de la gente '. Si tengo que hablar de Dios Padre, por el contrario, llego a un acuerdo secreto con Jesús ... La doctrina de la Trinidad es maravillosa también en este sentido ", reconoció.

"Esto es lo que debería ser el sacerdote: ¡El buen olor de Cristo en el mundo!", Animó, recordando a su vez que "llevamos este tesoro en recipientes de barro". Y concluyó su meditación con la plegaria que se formula en la misa crismal del Jueves Santo: “Oh Dios, que por la unción del Espíritu Santo constituiste a tu Hijo Mesías y Señor, y a nosotros, miembros de su cuerpo, nos haces partícipes de su misma unción; ayúdanos a ser en el mundo testigos fieles de la redención que ofreces a todos los hombres ". +