Viernes 3 de julio de 2020

Día de las Parroquias: "Con Jesús arde nuestro corazón"

  • 31 de agosto, 2018
  • Buenos Aires (AICA)
Mañana, sábado 1 de septiembre, los seminaristas de Buenos Aires abrirán las puertas del Seminario Metropolitano Inmaculada Concepción para dar pie al "Día de las Parroquias", un encuentro con los jóvenes de todas las comunidades parroquiales de Buenos Aires. Desde las 17, en José Cubas 3543. Este año con el lema, "Con Jesús arde nuestro corazón", dieron aviso que no se suspende por lluvia y aconsejan llevar mate y abrigo.
Este sábado 1 de septiembre, los seminaristas de Buenos Aires invitan al "Día de las Parroquias" un encuentro en el que abrirán las puertas de su casa para compartir su vocación con los jóvenes de todas las comunidades parroquiales de Buenos Aires.

Con el lema, "Con Jesús arde nuestro corazón", la invitación es a las 17, en el Seminario Metropolitano Inmaculada Concepción, ubicado en el barrio porteño de Devoto, José Cubas 3543. Dieron aviso que no se suspende por lluvia y aconsejan llevar mate y abrigo.

Durante esta semana, los jóvenes que están en camino de formación al sacerdocio, visitaron colegios, universidades, parroquias y medios de comunicación, dando su testimonio vocacional. Además, están realizando una fuerte campaña en redes sociales, apuntando directamente al público joven: se pueden seguir sus publicaciones a través de Instagram, Facebook y Youtube.



Testimonio vocacional en Radio María
En este contexto, el programa "Vive en la Ciudad", emitido por Radio María, recibió a Joaquín Ledesma, seminarista del séptimo año, y a Pedro Ravarotto, transitando el tercer año de formación, a compartir un testimonio vocacional de lo que para ellos significa el camino al sacerdocio.

A lo largo del programa, conversaron sobre lo vivido durante la semana: la visita a los colegios, las charlas a distintos grupos parroquiales y las inquietudes que surgieron en los jóvenes en torno a la vocación. Además, compartieron al aire la propia historia del llamado que Jesús les hizo a seguirlo: la familia y la comunidad parroquial fueron para ambos pilares fundamentales.

"El seminario más que un lugar, es un tiempo en el que Jesús va moldeando nuestro corazón", afirmaron ante la pregunta del tiempo de formación. Se trata de nueve años divididos en tres etapas en las que van reafirmando la vocación, complementándose con estudios en Filosofía y Teología y la tarea pastoral en la parroquia.

"La vocación es un llamado interno, en dónde te arde el corazón, como dice nuestro lema este año; y también que se hace concreto en personas y modelos sacerdotales", aseguró Pedro. Por su parte, Joaquín afirmó que su vocación "lo salvó". "Cuando uno toca la carne sufriente y acompaña en el dolor determinadas situaciones, es cuando uno se siente más cerca de Dios".

Respecto a la santidad, ambos coincidieron en que es un llamado que Dios hace a cada persona, desde una vocación distinta: "No significa ser perfectos o no equivocarse, porque eso sería mirarse a uno mismo; para ser santo hay que mirar a Dios y dejarse transformar por Él, siendo humildes y teniendo conciencia de los propios límites y los propios dones", describió Pedro.

Joaquín confesó que durante sus años en el seminario pudo aprender el verdadero significado de la santidad: "Antes de entrar el seminario pensaba que la santidad se daba en dar todo por Jesús, por el propio esfuerzo. Con el paso del tiempo y el conocimiento de mi fragilidad, me di cuenta que la santidad consiste en responder un llamado en el que Dios nos sostiene y hay que abrazarse a su gracia y dejarse transformar por Él".+
[img]http://www.aica.org/subidas/4344.jpg[/img]