Lunes 28 de septiembre de 2020

El episcopado peruano abre un centro de atención para víctimas de violencia

  • 4 de septiembre, 2019
  • Lima (Perú) (AICA)
La Conferencia Episcopal Peruana (CEP) abrirá en Lima un "Centro de Escucha para el Menor y la Mujer" que será gestionado por congregaciones religiosas que ya tienen experiencia en el manejo de este tipo de casos.

La Conferencia Episcopal Peruana (CEP) abrirá en Lima un “Centro de Escucha para el Menor y la Mujer” que será gestionado por congregaciones religiosas que ya tienen experiencia en el manejo de este tipo de casos.



El centro estará operativo desde el 16 de septiembre en la sede de la Conferencia Episcopal Peruana y tendrá como nombre "¿Qué quieres que haga por ti?", que son las palabras que Jesús le dijo al ciego Bartimeo.



“Esta importante iniciativa – afirmó Kurt Mendoza, jefe de prensa de la CEP durante la presentación del Centro– contará con el apoyo de cinco congregaciones religiosas femeninas: Hermanas de la Santa Cruz, Sagrada Familia de Burdeos, Hermanas de la Caridad del Buen Pastor, Religiosas Adoratrices Esclavas del Santísimo Sacramento y la Caridad y Nuestra Señora de los Ángeles”. De esta forma, se trabajará arduamente para atender a niños, adolescentes y mujeres que hayan sufrido o sufren diversas situaciones de violencia.



El acto fue encabezado por monseñor Miguel Cabrejos, arzobispo de Trujillo, presidente de la CEP y presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam), quien expresó que el Centro de Escucha “tiene el propósito de velar por la dignidad de niños, niñas, adolescentes y mujeres de toda edad, acogiendo con ello el pedido del papa Francisco de dar prioridad en la Iglesia al especial cuidado de las personas que requieren mayor atención, tomando muy especialmente en cuenta a las víctimas que hayan sufrido vejaciones de distinta índole”.



El presidente del episcopado peruano también expresó que, el Centro de Escucha "canalizará adecuadamente todos los casos que lleguen a él, podrá abrigar espiritualmente a las personas afectadas, recibir información o testimonio con calidad y calidez, detectar las necesidades y canalizar el apoyo necesario para superar la afectación en el camino de la promoción humana, a través de las Congregaciones Religiosas especializadas que ya forman parte del Equipo del Centro, así como otras Congregaciones que deseen sumarse a la red”.



Del mismo modo, sostuvo que una parte fundamental del Centro de Escucha será el trabajo en comunión. “Trabajaremos en sinodalidad con las jurisdicciones eclesiásticas de todo el país, muchas de las cuales ya vienen desarrollando esta labor de escucha y cuidado con experiencias muy relevantes y eficaces, con la debida coordinación con las autoridades locales, regionales y nacionales que deben atender esta problemática”.



El Centro estará coordinado por la hermana Noyli Ríos, coordinadora de la Congregación Hermanas de la Santa Cruz en el Perú, quien sostuvo que el trabajo del centro se centrará primero en acoger a las personas, con un registro del caso y un seguimiento de la ruta de atención y derivación a las instancias pertinentes.



Al mismo tiempo se brindará asesoría legal, social y psicológica a las víctimas, a quienes se les acompañará para su reinserción familiar, social y laboral, y finalmente se les animará para que puedan apoyar a otras personas que pasan por una situación parecida a la suya, explicó la religiosa. +