Viernes 10 de julio de 2020

Protesta de vecinos ante la proliferación de prostíbulos encubiertos en Recoleta

  • 28 de mayo, 2013
  • Buenos Aires (AICA)
Vecinos del barrio de Recoleta manifestaron anoche su protesta ante prostíbulos que funcionan en edificios de departamentos de la zona. El "escrache" fue movilizado por "Recoleta Insegura", grupo de vecinos que se reúne en la parroquia del Patrocinio de San José y que denuncia los robos, la prostitución y el narcotráfico en esa zona de la ciudad. Participaron el diputado nacional Alberto Asseff (UNIR- provincia de Buenos Aires), la ex diputada nacional Fernanda Gil Lozano (ARI, Capital), el consejero vecinal Luciano Humeres (Proyecto Sur), Lía Zervino, vecina de la zona y secretaria de la Comisión Nacional Justicia y Paz, entre otros. También estaba el presbítero Julio Torres, párroco del Patrocinio de San José, así como Gustavo Vera, Lucas Schaerer y otros integrantes de La Alameda, entidad que lucha contra la trata de personas. Vera señaló que los vecinos se organizan, no importa a qué partido se siga, o si se cree o no: "Defendemos la libertad y la dignidad humana".
Vecinos del barrio de Recoleta manifestaron anoche su protesta ante prostíbulos que funcionan en edificios de departamentos de la zona.

El "escrache" fue movilizado por "Recoleta Insegura", grupo de vecinos que se reúne en la parroquia del Patrocinio de San José y que denuncia los robos, la prostitución y el narcotráfico en esa zona de la ciudad.

El lunes 20 de mayo numerosos vecinos habían realizado una asamblea en esa parroquia y allí decidieron realizar una marcha de repudio, buscando conmover la indiferencia de distintas autoridades oficiales (ejecutivas, legislativas, judiciales, policiales, comunales).

La concentración de protesta comenzó a las 19 en la esquina de Arenales y Ayacucho, donde se reunió al principio un centenar de personas, número que fue engrosándose al sumarse otras personas a lo largo de la marcha.

Unos asistentes portaban dos carteles grandes, con un mapa del delito en la zona, y la leyenda: "Basta de crimen organizado en Recoleta", en tanto otros muchos llevaban carteles más pequeños que decían "Fiscal Di Lello NO investiga a la mafia".

Cinco jóvenes tocaban tambores, mientras la gente cantaba: "Los vecinos/nos cansamos./Queremos vivir seguros/y acá nadie se hace cargo".

La protesta, se especificó, incluye a creyentes y no creyentes, a personas contrarias al avance de la delincuencia, sin acepción de posturas políticas o credos religiosos.

Se advirtió la presencia del diputado nacional Alberto Asseff (UNIR- provincia de Buenos Aires), acompañado de su esposa, Susana Sánchez Morteo, dirigente de esa misma agrupación; de la ex diputada nacional Fernanda Gil Lozano (ARI, Capital); del consejero vecinal Luciano Humeres (Proyecto Sur); de Lía Zervino, vecina de la zona y secretaria de la Comisión Nacional Justicia y Paz, entre otros. También estaba el presbítero Julio Torres, párroco del Patrocinio de San José, así como Gustavo Vera, Lucas Schaerer y otros integrantes de La Alameda, entidad que lucha contra la trata de personas.

Numerosos medios de comunicación se hicieron eco de la convocatoria, entre ellos, los canales 26, Crónica y Telefé, el diario La Nación, el portal Infobae y la agencia AICA, y numerosos fotógrafos registraron cuando el diputado Asseff, el consejero Humeres y otras personas colocaron simbólicamente una faja en la puerta de Arenales 2029 que decía: "Clausurado. Violación de la ley de profilaxis 12.331", entre aplausos de los manifestantes y el acompañamiento de algunos vecinos de la cuadra, desde puertas y balcones cercanos.

Luego, la marcha enfiló hacia la calle Uriburu, donde se colocaron carteles en la puerta de vidrio de un edificio de departamentos en J. E. Uriburu 1059, que señalaban la existencia de un "privado " en el tercer piso, departamento 22. Este lugar se encuentra enfrente de la residencia universitaria Santa Teresa de Jesús.

Consultada una joven manifestante, Noelia de Belder, de 27 años, abogada egresada de la UBA, señaló que participaba por estimar que "la prostitución es una forma de esclavitud". Desestimó la distinción entre quienes consienten y quienes no participan en esa actividad, y señaló que las políticas que buscan regularla, a partir del supuesto consentimiento de mujeres que están siempre en situación de vulnerabilidad, como lo hace Holanda, no hacen sino promover el negocio de los proxenetas en su país y en otros. Por el contrario, consideró que debe calificarse al "consumidor" de esos servicios como "prostituyente" y responsable de ese mal, como lo son los proxenetas. Se manifestó partidaria de una legislación como la de Suecia, que, dijo, sanciona a los "clientes", porque sin demanda no habría oferta. E indicó que existen en el país proyectos en un sentido similar de la diputada Marcela Rodríguez (ARI) y el senador Aníbal Fernández (Frente para la Victoria).

En la calle Uriburu entre Santa Fe y Marcelo T. de Alvear se concentró bastante gente y resultó difícil el paso de los vehículos, aunque los manifestantes procuraron dejar libre un carril para los autos y los ómnibus que pasaban casi rozándolos. En esa cuadra, se denunció además la existencia de otro "tugurio", un prostíbulo que funciona en un sótano teniendo el permiso de habilitación como una juguetería. El local se encuentra a pocos metros de la sede de la comuna 2.

Gustavo Vera, de La Alameda, señaló que los vecinos se organizan, no importa a qué partido se siga, o si se cree o no: "Defendemos la libertad y la dignidad humana". Y expresó que "el papa Francisco y el padre Julio nos abrieron las puertas, siempre estuvieron con los vecinos".

El y otros manifestantes reiteraron las quejas por no haberse abierto investigaciones oficiales a partir de las denuncias formuladas. Y señalaron que una causa elevada al juez Ariel Lijo y al fiscal Jorge Di Lello, "duerme en algún cajón".

Las denuncias recibidas de vecinos vinculan la existencia de los prostíbulos con el narcotráfico, los robos en las calles y en los edificios ("entraderas") y otros delitos.

Recientemente vecinas de Recoleta instalaron también mesas para recibir denuncias, durante un fin de semana, en la iglesia del Santísimo Redentor, Larrea y Beruti, donde explicaron el Mapa del Delito confeccionado por Recoleta Insegura a los parroquianos que acudían a las misas dominicales. Señalaron que encontraron mucho interés y se añadieron nuevos voluntarios a este trabajo.+(Jorge Rouillon)